Écuba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 44 (10931 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 24 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Eurípides - Hécuba

Personajes
 
El espectro de Polidoro
Hécuba
Coro de mujeres cautivas
Polixena
Odiseo
Taltibio
Una servidora
Agamenón
Polimestor
  
  
El espectro de Polidoro
Dejando la caverna de los muertos y las puertas de la oscu¬ridad, en donde habita Edes separado de los Dioses, vengo yo, Polidoro, nacido de Hécuba la Cisseana y de Príamo, que es mi padre. Cuando laciudad de los frigios estuvo en peligro de caer al empuje de la lanza helénica, éste, atemorizado, me hizo salir secretamente de Troya para las moradas de su huésped tracio Polimestor, que siembra la excelente llanura kersonesiana y rige con su lanza á su pueblo, aficionado á caballos. Y conmigo le envió en secreto mi padre mucho oro, á fin de que, si un día eran derribadas las murallas de Ilios, noquedasen sus hijos en la miseria. Y era yo el más joven de los Priamidas, y por eso me alejaron de Ilios, pues con mi tierno brazo no podía sostener escudo ni espada. Mientras nuestras murallas continuaron en pie, mientras no se derrumbaron las torres de la tierra troyana y mi hermano Héctor prosperó por su lanza, fui creciendo ¡desdichado de mí! junto al paterno huésped tracio, que me criaba conmimo. Pero cuando Troya y el alma de Héctor perecieron, cuando fué destruido el hogar paterno, cuando al pie del altar consagrado á los Dioses cayó mi propio padre, degollado por el sanguinario hijo de Akileo, el huésped paterno me mató, ¡desdichado de mí! codiciando mi oro, y me arrojó á los remolinos del mar para quedarse con todo aquel oro en sus moradas, y yazgo en la ribera, de donde me recogeel agitado mar, á merced del flujo y reflujo de las olas innumerables, sin que nadie me llore, sin que nadie me sepulte. Y ahora voy en pos de mi bienamada madre Hécuba, después de abandonar mi cuerpo y habitar en el aire durante los tres días que hace que mi pobre madre ha venido desde Troya á esta tierra kersonesiana. Y anclando las naves, todos los acayanos se han aposentado tranquilamente enlas costas de la tierra tracia, porque Akileo, el hijo de Peleo, apareciéndose encima de su tumba, ha retenido á la armada helénica que el remo marino llevaba hacia la patria. Y pide que se le sacrifique á mi hermana Polixena como recompensa y a manera de cara victima tumbal. Y lo conseguirá, y los hombres armados no le rehusarán esa ofrenda, y querrá el destino que mi hermana muera en este día. Yverá mi madre los cadáveres de sus dos hijos, el mío y el de esa desdichada virgen; [50] pues, con objeto de que me erijan una tumba, me apareceré en el agua de la orilla á los pies de una esclava, que ya he pedido á los Poderes subterráneos se me dé una tumba y se me reintegre á los brazos de mi madre. Así obtendré cuanto anhelo. Pero conviene que me aleje de la anciana Hécuba, que de la tiendade Agamenón sale ahora, asustada por mi espectro, ¡Ay! ¡oh madre, que, ahuyentada de las moradas reales, has llegado á ver el día de la servidumbre, cuán desdichada eres, tanto como dichosa fuiste en otro tiempo! Algún Dios te abruma hoy, á trueque de la antigua felicidad.
  
Hécuba
Llevad ante la tienda á la anciana, ¡oh hijas mías! Sostened en su marcha á vuestra compañera de esclavitud, undía reina vuestra, ¡oh troyanas! Asid, llevad, conducid, alzad mis viejas manos. Apoyada en vuestros brazos como en un báculo, me esforzaré en acelerar el tardo paso de mis pies. ¡Oh relámpago de Zeus, oh noche oscura! ¿Por qué me han despertado los terrores y los espectros nocturnos? ¡Oh tierra venerable, madre de los sueños de alas negras! Estoy horrorizada por la visión nocturna que me trajo unsueño con respecto á mi hijo, que está escondido en Tracia, y á mi querida hija Polixena. Comprendo é interpreto esa visión terrible. ¡Oh Dioses subterráneos, proteged á mi único hijo, áncora de mi familia, que habita en la nevada Tracia bajo la tutela del huésped paterno! Algo nuevo va á ocurrir; las plañideras cantarán un canto lamentable. Jamás se ha estremecido ni temblado mi espíritu tan de...
tracking img