Ópera la valquiria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 45 (11178 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRELUDIO

Acto I

Escena primera

(El interior de una cabaña)

Siegmund
Sea de quien sea este fuego,
aquí he de reposar.

Sieglinde
¿Un forastero?
Debo preguntarle.
¿Quién ha entrado en la casa
y se ha tumbado ahí al lado del fuego?
Ahí, se ha tumbado,
cansado por la fatiga de su viaje.
¿Se ha desmayado?
¿Puede estar enfermo?
Todavía respira,
tan solo ha cerrado los ojos.Parece fuerte,
aunque se haya caído de cansancio.

Siegmund
¡Agua! ¡Agua!

Sieglinde
Traeré algo para refrescarte.
Te he traído un alivio
para tus labios resecos:
el agua que me has pedido.

Siegmund
Fresca y revitalizante
estaba el agua;
el peso de mi cansancio
ha disminuido.
Me ha refrescado el ánimo,
y mis ojos bendecidos
con el placer de lo que veo ante mí.
¿Quién es la queme ha revivido?

Sieglinde
Esta casa y esta mujer
pertenecen a Hunding.
Reposa aquí y sé su invitado.
Quédate hasta que él vuelva a casa.

Siegmund
Estoy desarmado:
un invitado herido
no preocupará a tu esposo.

Sieglinde
¡Rápido! Enséñame tus heridas.

Siegmund
Son leves,
y no merece la pena hablar de ellas;
mi cuerpo está intacto,
mis extremidades todavía están firmes.
Si milanza y mi escudo
hubieran sido tan fuertes
como mis brazos,
nunca habría huido de mis enemigos.
Pero me destrozaron la lanza y el escudo,
y en grupo me persiguieron hasta agotarme.
La tormenta
me dejó sin fuerzas.
Pero más rápido que yo de mis enemigos,
el cansancio ha huido de mí,
la noche cayó sobre mis párpados,
pero ahora el sol vuelve a brillar de nuevo sobre mí.

Sieglinde
Elaguamiel con mucha nata
es una bebida dulce
que no me rechazarás.

Siegmund
¿La probarás tu primero?
De un hombre desafortunado has estado cuidando.
Es mi deseo que mi desgracia
no te alcance.
He descansado
y disfrutado de mi descanso.
Ahora debo marchar.

Sieglinde
¿Quién te persigue que hace que te vayas ya?

Siegmund
La mala suerte me persigue
donde quiera que vaya;
la malasuerte se me acerca
donde quiera que me detenga;
quizás no se acerque a ti, mujer.
Debo marchar y buscar otro lugar.

Sieglinde
Entonces ¡quédate aquí!
No puedes traer mala suerte a la casa
donde la mala suerte ya habita.

Siegmund
Me llamo Desdichado.
Esperaré a Hunding.

Escena segunda

Sieglinde
Agotado, junto al fuego
encontré a este hombre.
El peligro le condujo hastanuestra casa.

Hunding
¿Has cuidado de él?

Sieglinde
Le refresqué los labios y
lo traté como a un invitado.

Siegmund
He de agradecerle que me refugiara y
me diera algo de beber.
¿No la reñirás por ello?.

Hunding
Mi corazón es sagrado.
Trata mi casa como sagrada también.
Sírvenos la comida a los hombres.
¡Cómo se parece a mi esposa!
En sus ojos también brilla
esa astucia traidora.Supongo que tus viajes
te han traído desde muy lejos.
No ibas a caballo
cuando te paraste aquí.
¿Qué duros senderos
te han producido tanto cansancio?.

Siegmund
A través de bosques y campos,
de brazales y matorrales
me persiguieron las tormentas
y una profunda angustia.
No sé por dónde vine,
y aún menos
a dónde he llegado,
pero me alegraría averiguarlo.

Hunding
El techo que tecobija,
la casa que te protege
tienen a Hunding por amo.
Saliendo de aquí
en dirección al oeste,
en tierras de gran riqueza
habitan los hombres
de la tribu de Hunding,
que protegen el honor de éste.
Si mi invitado respeta mi honor,
me dirá su nombre.
Si no crees apropiado
confiar en mi,
entonces cuéntale tu historia a mi esposa:
¡Mira con que insistencia te hace preguntas!.Sieglinde
Invitado, me alegraría saber
quien eres.

Siegmund
No puedo llamarme Pacífico;
ojalá me llamara Alegre;
más Desdichado ha de ser mi nombre;
Lobo era mi padre;
el primero de dos hermanos
yo y mi hermana gemela
fui en venir al mundo.
Prematuramente fui separado
de mi madre y mi hermana,
de aquella que me dio luz
y de aquella que vino al mundo conmigo.
Apenas llegué a conocer a...
tracking img