1 Capitulo la fuerza del sheccid

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2297 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Primer Capítulo.

El automóvil Rojo.

LLevo veinte minutos de caminata sobre el pavimento mojado cuando un moderno automóvil rojo se detiene junto a mí.

-¡Hey, amigo!- el conductor abre la ventana eléctrica - ¿Sabes dónde se encuentra la Escuela Tecnológica?
-Claro -contesto-, de allá vengo. Regresé por esa calle y después....
-No, no -me interrumpe-, Necesito que me llevespersonalmente. Como un favor especial.
Titubeo un poco, aunque sé lo que debo contestar.
-Discúlpame, pero lo más que puedo hacer es indicarle dónde está.
La ventanilla de atrás se abre y aparece el rostro de un compañero de mi salón.
-¡Ratón de biblioteca! No tengas miedo, sube al coche....El señor es profesor de biología y vende algunos productos para jóvenes. Quiere que lo llevemos a la escuela.Anímate. Acompáñame.
-¿Qué productos?
-Sube, no seas cobarde. Ya te explicará él...
-Pe...pero tengo algo se prisa. ¿ De qué se trata exactamente?
-Es largo de contar -interviene el hombre-; te interesará. Además al terminar la demostración te daré algo de dinero.

Por la promesa económica, pero sobretodo por la evidente decencia del profesor de biología, la belleza del automóvil y la miradaconfiada de mi compañero de escuela, accedo a subir. Es impensable que un hombre tan pulcramente vestido y de tan fina expresión pueda tener malas intenciones.
Desgraciadamente cuando me percato de mi error de apreciación ya es demasiado tarde.
Un viento helado silba en la ranura de la ventanilla haciendo revolotear mi ropa. Presiono el botón eléctrico del vidrio pero éste no se mueve. El hombre haactivado el seguro bloqueando las ventanas.
-¿Cómo vas en la escuela?
-Pues bien....muy bien.
-¡No me digas que te gusta estudiar.
Le miro a la cara. Conduce demasiado rápido, como si se conociese perfectamente la colonia.
-Sí me gusta; ¿por qué lo pregunta?
-Eres hombre...supongo. Aunque te guste estudiar, piensa. Seguramente no te gusta tanto y el trabajo que te voy a proponer será mucho mássatisfactorio. Algo que le agradaría a cualquier hombre.
-¿El trabajo? ¿Cuál trabajo? ¿No es usted profesor? ¿No vende productos? Mire.... la escuela es por allí.
-Ah, sí, sí, lo había olvidado, pero no te preocupes, conozco el camino. Percibo un sudor frío "¡Estúpido!", me repito una y otra vez. He sido engañado facilmente. Me doy la vuelta en el asiento para ver a Mario, pero éste pareceencontrarse en otro mundo. Hojea lentamente unas revistas con la boca abierta.
-No te asustes, quiero ser tu amigo -el hombre sonríe y me mira rápidamente; de lejos, el saco y la corbata le ayudan a aparentar seriedad, pero de cerca hay definitivamente algo anormal y desagradable en su persona; es ligeramente bizco, tiene el cabello laco y grasoso-, Confía en mi, no te obligaré a hacer algo que tedesagrade.
- Regréseme adonde me recogió.
-Claro, Si no eres lo suficiente maduro para el trabajo te regresaré, pero no creo que haya ningún problema; supongo que te gustan las mujeres, ¿no?

El hombre acelera; perece no importarle conducir como un demonio en plena zona habitacional. Estoy paralizado. Si sufrimos un accidente tal vez pueda huir, pero si no...¿Adónde vamos con tanta prisa?-¿Alguna has visto desnuda a una muchacha? No creo, ¿verdad? Y nunca has acariciado un cuerpo, ni lo has besado, ni lo has...-el hombre suelta una carcajada, hace un gesto obseceno y agrega-; Mario, pásane una revista para que la vea tu amigo.
Mi compañero escolar obedece de inmediato.
-Deléitate un poco con ella. Es una ocupación muy, muy agradable....-la portada lo dice todo-. Vamos. Hojéala. No teva a pasar nada por mirar.
Abro la publicación con mano temblorosa. He visto en otras ocasiones algunos desnudos, incluso revistas para "adultos" que mis compañeros escondían como grandes tesoros, pero jamás algo como esto... El sentimiento del hombre, degradado hasta el extremo, extiende sus límites en mis manos. Me siento confundido. Toco las fotografías con la yemas de los dedos; son...
tracking img