12.1. El reinado de isabel ii. la oposición al liberalismo [incluyendo cuestión sucesoria]: carlismo y guerra civil. la cuestión foral.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1574 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El siglo XIX español arrancará con un primer tercio marcado por conflictos como la Guerra de la Independencia (1808-14) y el reinado de Fernando VII (1814-33). Durante esta franja de tiempo hemos de significar cómo en el marco español asistimos al resquebrajamiento de las estructuras propias del Antiguo Régimen y a la enunciación de un modelo liberal que tiene como referente legislativofundamental la obra de las Cortes de Cádiz (1810-13). No obstante, la consolidación del citado modelo se producirá progresivamente a lo largo del reinado de Isabel II, monarca que nace en las postrimerías del mandato de Fernando VII (1830) y que sube al trono tras la abolición de la ley sálica por este en detrimento del hasta entonces heredero Carlos María Isidro. Esta circunstancia detonará el inicio deun enfrentamiento entre los partidarios de Isabel y los de Carlos María que se extenderá por la segunda mitad del siglo XIX y en el que podemos referirnos básicamente a dos grandes CAUSAS para su explicación:
La cuestión sucesoria. En las postrimerías del reinado de Fernando VII, concretamente en 1830, había nacido Isabel II. Hasta la fecha el heredero legítimo del trono español había sido elhermano del monarca, Carlos María Isidro. En 1833, Fernando VII optó por la abolición de la Ley Sálica que impedía a las mujeres subir al trono y en virtud de esta decisión facilitó el acceso al trono de su hija Isabel. Desde ese mismo momento los carlistas cuestionaron la legitimidad de Isabel como reina y la de su madre Mª Cristina como regente, esgrimiendo como argumento de peso que no considerabanderogada la citada ley sálica.
El enfrentamiento ideológico. Mucho más determinante aún que la cuestión sucesoria fueron las diferencias ideológicas. No se trataba únicamente de quien ocupara el trono, sino de dos modelos distintos de entender la organización de España. El carlismo representaba a los sectores más conservadores del panorama nacional y muchos de sus integrantes habían engrosadoen fechas inmediatamente anteriores las filas de los realistas exaltados o apostólicos. Políticamente eran absolutistas que se regían por el lema “Dios, Patria, Rey”. En definitiva, defendían el Antiguo Régimen, el tradicionalismo, una sociedad más rural que urbana y la monarquía de origen divino. Por su parte los liberales, también conocidos entonces como isabelinos o cristinos, eran partidariosde la extensión de toda una serie de libertades económicas, políticas y sociales, así como de la laicización y la uniformidad territorial. Los carlistas reivindicaban además el mantenimiento de una serie de fueros que contemplaban el mantenimiento de un conjunto de instituciones de gobierno autónomas, un sistema judicial propio y la exención fiscal y de quintas. La preservación de esta serie deprivilegios chocaba frontalmente con la política centralizadora del régimen liberal y constituirá un tema recurrente a lo largo de todo el conflicto.

Sendas causas fueron motivo suficiente para el DESARROLLO de hasta tres conflictos armados concretos en los que uno y otro bando contaron con diferentes apoyos:
-Por parte del bando carlista. A nivel nacional, los carlistas recibieron el apoyo de:campesinos, especialmente pequeños propietarios que temían convertirse en jornaleros de grandes terratenientes; baja nobleza del norte de España opuesta a la desaparición de los mayorazgos; sectores más conservadores de la Iglesia y contrarios a la desamortización; grupos de artesanos temerosos ante la desaparición de los gremios; algunos oficiales del ejército y diversas áreas ruralesespecialmente del País Vasco, Navarra, norte de Cataluña y zona del Maestrazgo. A nivel internacional, recibieron el apoyo de Austria, Rusia, Prusia, Nápoles y los Estados Pontificios, curiosamente los estados más tradicionalistas y afines al Antiguo Régimen, como quedó patente en el Congreso de Viena (1815).
-Por parte del bando isabelino. A nivel interno, contaron con la colaboración de: grandes...
tracking img