34567

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1087 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 30 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
François Lyotard, ¿Por qué filosofar?1 La última, la undécima tesis sobre Feuerbach, escrita por el joven Marx hacia 1845, dice: «hasta el presente, los filósofos no han hecho sino interpretar el mundo de distintas maneras; se trata ahora de transformarlo». Yo creo que tenemos en esta tesis de Marx un buen punto de partida para reflexionar sobre la amplitud real de la impotencia, de laincapacidad, de la ineficacia de la filosofía. Pese al carácter perentorio de la fórmula del joven Marx, veremos que las cosas no son tan simples, y eso lo comprenderemos no contra Marx y el verdadero marxismo, sino gracias a ellos: que no están a un lado los que hablan y a otro los que obran. Se puede decir que esta caracterización de la filosofía es una crítica radical, porque implica que, en definitiva,no existe dimensión específicamente filosófica, ya que las cuestiones filosóficas no son cuestiones filosóficas, sino cuestiones reales transcritas, codificadas en otro lenguaje, mistificado y mistificador por el hecho de ser otro. La realidad de la filosofía procede solamente de la irrealidad de la realidad, por así decir; procede de la carencia que experimenta la realidad, procede de eso que eldeseo de otra cosa, de otra organización de las relaciones entre los hombres, que se gesta en la sociedad, no consigue liberar de las viejas formas sociales. Debido, pues, a que el mundo social humano tiene una carencia, a que hay en él deseo, (para Marx, ese mundo humano es a la vez el mundo individual y el mundo interindividual, social), la filosofía puede construir en esa carencia un mundono-humano, metafísico, un allende, un más allá. Para Marx, lo mismo que para Hegel, la filosofía busca la muerte de la filosofía, he ahí su verdadera pasión. Esta muerte, en efecto, significaría que ya no hace falta filosofar; y si no hiciera falta filosofar, eso querría decir que la carencia que constituye la base de la necesidad de filosofar, el deseo, se habría colmado. Pero precisamente lafilosofía entendida como ideología en el sentido de Marx es incapaz de ponerse fin a sí misma, de poner un término a sus días, porque su existencia depende de esa carencia que existe en la realidad humana, porque se apoya en esa carencia para intentar colmarla mediante la palabra, y porque la palabra filosófica, por ser filosófica, es decir ideo1 LYOTARD, F., ¿Por qué filosofar?, Barcelona, Paidós, 1998[ed. or., Paris, 1964] p.147164

lógica, es decir alienada, no puede colmar la carencia real, ya que habla al margen, más allá, en otra parte. Es como buscar la solución a los problemas que encuentra un individuo en la realidad mediante la elaboración de un sueño coherente. El «ahora se trata de transformar el mundo» significa, pues, que hay que modificar la realidad, cambiar la vida de talforma que ya no haya que soñar, quiero decir filosofar; que debemos tomar posesión de nosotros mismos no en este mundo separado y desequilibrado del sueño nocturno, sino a la luz del día, en ese mundo que todos nosotros tenemos en común, cuando tenemos los ojos abiertos y la mirada nueva o inocente, cuando estamos en pie. ¿Y qué puede el filósofo en relación a esa exigencia realista, él que yace en laoscuridad de un allende? Ahora bien, este mismo problema es el que se le plantea a la acción, es decir, a la transformación del mundo: ¿cuál es el sentido latente en la realidad, cuál es la aspiración, el deseo? y ¿cómo expresarlo para que pueda actuar, es decir, para que tenga el poder? La acción transformadora no puede dejar de ser una «teoría» en el verdadero sentido de la palabra, es decir,una palabra que se arriesga a decir «he ahí lo que pasa, he ahí adonde conduce eso», y por este solo hecho comienza a organizar al menos en el discurso este Eso; una palabra que desea realmente el deseo de la realidad, o que desea con el mismo deseo que la realidad. ……………………………………….. Pero nos preguntábamos si sirve de algo filosofar, ya que la filosofía, según su propio testimonio, no encierra...
tracking img