Adorar en espiritu

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (530 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
|
|
ADORAR EN ESPIRITU
Y EN VERDAD"

“Llega la hora, y ya estamos en ella, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad.  Entonces serán verdaderos adoradores delPadre, tal como El mismo lo quiere.” (Jn. 4, 23-24).  
Y… ¿qué es adorar al Padre en espíritu y en verdad”?  Es reconocer en nuestro interior lo que somos de verdad: hechura de Dios, propiedad deDios.

“Tú el Hacedor, y yo la hechura”  (Santa Catalina de Siena, Diálogos: Gusté y vi).
¿Nos reconocemos así?  ¿Reconocemos a Dios como nuestro Hacedor y, por tanto, nuestro Dueño?   ¿Noscomportamos así… como creaturas? ¿O nos comportamos como dueños de nosotros mismos para estar a tónica con el mundo del que no debemos formar parte?  “Ellos no son del mundo” (Jn. 17, 16)?
Podemosser adoradores en espíritu y en verdad en la medida en que  realmente nos rindamos ante El.  Rendirse ante El.  Eso es adorar a Dios;  eso es  a d o r a r lo.

Como los Reyes Magos al estar frente al NiñoJesús (“Vieron al Niño con María  y, postrados, le adoraron” (Mt. 2, 11).
Como los 24 ancianos en la Liturgia Celestial que describe el Apocalipsis, que representan al pueblo de Dios fiel (“Se arrodillanante el que está sentado en el trono, adoran al que vive por los siglos de los siglos y arrojan sus coronas delante del trono”-Ap. 4, 10)

Debemos inclinarnos, arrodillarnos, postrarnos ante El, perono sólo con el gesto físico que debemos hacer, sino verdaderamente en actitud de inferioridad absoluta ante Quien nos posee, porque nos ha creado.   En actitud de quitarnos nuestras coronas deorgullo, de engreimiento, de independencia ante Dios.  Quitarnos el hábito de estar continuamente tratando de disponerle a Él. 

Adorar a Dios, entonces, es tomar conciencia de nuestra dependencia de Él yde la consecuencia lógica de esa dependencia: entregarnos a Él y a su Voluntad.  No tener voluntad propia, sino adherir nuestra voluntad a la Voluntad de Dios. 
|
Tenemos libertad para...
tracking img