Affect y literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3972 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El tratamiento moderno de la afectividad comienza con William James en 1884. El sicólogo estadounidense consideraba las emociones como expresiones corporales a estímulos de la realidad, enfoque que sería repetido a lo largo del siglo XX tanto por sicólogos identificados con las ciencias de la conducta–behavourists—como por practicantes de las neurociencias. Así, el interés principal de James era“[t]o distinguish between mental processes that have no obvious physiological concomitants and those in which straightforward and hence easily observable changes occur.” (Strongman 13-14) El proceso de la producción de las emociones sería el siguiente: el sujeto percibe mentalmente algún aspecto de la realidad, el cual produce un afecto en el interior de la conciencia que a su vez ocasiona unaexpresión corporal. A partir de esta primera aproximación se discutirá a lo largo del siglo venidero la naturaleza de los afectos y los estados emocionales en los seres humanos, siempre considerando una relación entre el aspecto mental y el corporal.
Sigmund Freud, por su parte, considera los afectos como energías o pulsiones creadas a partir de eventos de la vida de los sujetos. El aparato síquico,según el sicoanalista austriaco, se divide en tres partes: el yo, correspondiente a la racionalidad del individuo; el súper yo, relacionado con el componente moral; y el ello, es decir la parte subconsciente de la personalidad continente de las pulsiones reprimidas por los otros dos elementos para mantener el equilibrio y la sanidad de todo el aparato mental. Aquí es donde residen los afectos,mismos que no pueden ser expresados verbalmente y por lo tanto se manifiestan como reacciones corporales u otros síntomas patológicos como la histeria. (Macey 5) Esta idea de la afectividad tiene dos implicaciones: la primera es la faceta somática de los afectos, es decir la relación entre las emociones y las reacciones en el cuerpo, como en Williams; la segunda está relacionada con la expresión dedichos afectos. Según el austriaco, los afectos-pulsiones son reprimidos, por lo que no pueden ser verbalizados; esa es la función clínica del sicoanálisis: poder enunciar dichos contenidos para asegurar la salud mental del paciente.
En esta línea de pensamiento se encuentra Silvan Tomkins como uno de los autores más citados en el campo. En su intento por mejorar su práctica terapéutica, emprendióla tarea de clasificar las emociones. De acuerdo con sus indagaciones, hay siete–ocho o nueve, opina Muprhie (2010) —tipos básicos de afectos, cuya aparición aislada o en combinación configuran la totalidad de posibilidades emotivas del ser humano. Para Tomkins lo importante de los afectos son las reacciones corporales manifiestas a partir de las experiencias del sujeto (Tomkins 19), no la maneraen la cual se originan en el aparato síquico humano. El reduccionismo de la tipología propuesta por el sicólogo estadounidense la hace inútil para un esfuerzo hermenéutico de la literatura, a menos que se corresponda con un planteamiento teórico con el cual se redimensione en función de otra problemática mayor: la representación o expresión de dichos afectos. Sin embargo, el factor de la teoría delos afectos de Tomkins que puede ser de utilidad para comprender mejor el concepto es su función: “[a]s an analogue amplifier, each affect contributes an urgency […] creating a distinctive qualitative experience that causes the organism to care about what is happening.” (19) De esta manera, los afectos sirven como motivadores para la acción del sujeto así como monitores de lo que sucede en larealidad. De forma parecida, los sicólogos de la conducta han considerado las emociones como manifestaciones en el comportamiento de los sujetos. Así, Strongman (1978) opina que estos enfoques adolecen de simplicidad, pues han tratado de clasificar los fenómenos afectivos en función de la seguridad del individuo sensible–Mowrer (1960)-, basándose en la generación de comportamientos basados en...
tracking img