Aleph

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5443 palabras )
  • Descarga(s) : 27
  • Publicado : 10 de junio de 2008
Leer documento completo
Vista previa del texto
En “Emma Zunz”1 (cuento incluido en El Aleph, 1949) y quizás de una manera no consciente -hecho improbable, dada la tendencia del autor a la reescritura de temas y tópicos eruditos-, Borges construye un laberinto sicótico en el que el lector, a través de las peripecias del personaje Emma, puede jugar a perderse en uno de los clásicos imaginarios freudianos: el doble complejo Electra/Edipo. Comodice Nicolás Rosa: “la textualidad borgiana reenvía a otros referentes que también son textos: otros libros, otros autores, otras teorías para producir una sobresaturación textual originando una violencia que recae sorpresivamente sobre la lectura”2. Intentar ejercer la crítica literaria a través de la interpretación de “Emma Zunz” o lo contrario, es una ocupación lúdica que parodiando alguna frasedel propio Borges, busca justificar al autor y al posible lector de estos apuntes.
Siempre he creído que la universalidad de un escritor, en definitiva, no está en los temas. Al fin y al cabo, todo los temas son universales. Creo que la capacidad de un texto para decirles muchas cosas a lectores de diversas áreas culturales y de distintas épocas y tiempos, se encuentra en la organización delmaterial narrativo, las técnicas, los artificios, en fin, en la conciencia del escritor para crear una arquitectura funcional de los elementos narrativos. Los temas escogen seguramente al escritor porque llegan impuestos desde la inconsciencia, como los sueños, pero los artificios y técnicas son procesos generalmente racionales. Una historia se hace interesante cuando el escritor ha encontrado laforma o el modo adecuado para contarla.
A manera de justificación, quiero hacer notar también que la hipótesis interpretativa que propongo de EZ, es posible porque Borges ha dispuesto sus materiales (acciones, secuencias, actores, enunciación, puntos de vista, narrador, tiempo, suspenso...) en un nivel sintagmático en el que, con plena conciencia de su oficio, deja muchos huecos, vacíos y tiempossin contenido, operación de relleno que el lector, siempre ubicado en un nivel paradigmático, debe efectuar pues de no hacerlo, producirá una lectura lineal que sería la muerte del texto. Es lo que Ana María Barrenechea llama desarrollo narrativo lacunar; así, de los textos de Borges dice: “Sus rasgos simuladores de empobrecimiento aluden a la rica realidad que se quiere postular detrás del texto,pero al mismo tiempo ya están apuntando a la presencia de otros niveles de abstracción. Saber que no se ha dicho todo, invita a inferir la existencia de hechos callados u olvidados; saber que hay una selección consciente o inconsciente impulsa a continuar esa línea de despojamiento”3.
Borges es entonces un maestro del no dicho, la elipsis, la ambigüedad, la alusión. Más que expresar, como lo haestudiado Rafael Olea Franco, los relatos de Borges aluden, lo que permite a los lectores efectuar plurales lecturas hermenéuticas: “Así pues, hacia la década de 1940 Borges posee una estética perfectamente estructurada. Por un lado, ella se basa en la eficacia y economía literaria en que debe fundarse la escritura: condensar la mayor cantidad de significados, incluso opuestos, en el menor número depalabras; ésta es la lección de estilo del escritor. Por otro lado, implica la imprescindible necesidad de que el lector participe en la producción del «hecho estético» puesto que la literatura solo se completa y hace efectiva, sugiere, en el momento de la lectura”4.
Aunque parezca fría y calculadora la trama del laberinto vindicativo que tiende la heroína contra Aarón Loewenthal, pienso queEmma no tiene una conciencia racional del significado o sentido profundo que comporta la telaraña que está tejiendo, es decir, no hay cálculo ni frialdad. Ello se entiende así cuando el narrador nos deja ver el tiempo de la enunciación del relato, coincidente con el de una Emma que repudia y confunde lo que hizo:
¿Cómo hacer verosímil una acción en la que casi no creyó quien la ejecutaba, cómo...
tracking img