Amanecer parte 1

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3732 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los párpados se me abrieron solos de sopetón.

Me quedé temblorosa y jadeante en mi cálida cama durante unos minutos, intentando liberarme del sueño. El cielo fuera de mi ventana se volvió gris y después pasó al rosa pálido mientras esperaba a que se calmara mi corazón.

Me sentí un poco enfadada conmigo misma cuando regresé por completo a la realidad de mi desordenada habitación. ¡Vaya sueñopara tener la noche antes de mi boda! Eso era lo que había conseguido obsesionándome con historias perturbadoras en mitad de la noche.

Deseosa de sacudirme de encima la pesadilla, me vestí y me dirigí hacia la cocina mucho antes de lo necesario. Primero limpié las habitaciones que ya había ordenado y luego, cuando Charlie se levantó, le hice crepes. Estaba demasiado nerviosa para comer, asíque me senté en el borde del asiento mientras él desayunaba.

—Debes recoger al señor Weber a las tres en punto —le recordé.
—Pues no es que tenga muchas más cosas que hacer además de traer al sacerdote, Bells. No es probable que se me olvide esa única tarea —Charlie se había tomado todo el día libre por la boda, y se sentía ocioso. De vez en cuando sus ojos fluctuaban furtivamente hacia elarmario que había debajo de las escaleras, donde guardaba el equipo de pesca.
—Ese no es tu único trabajo. También debes estar vestido de manera correcta y presentable.

Él miró con cara de pocos amigos su cuenco de cereales y masculló las palabras «traje de etiqueta».

Se oyeron unos golpes impacientes en la puerta principal.

—Y tú crees que lo llevas mal —repuse yo, haciendo una muecamientras me levantaba—. Alice no me va a dejar ni respirar en todo el día.

Charlie asintió pensativo, concediéndome que no le había tocado la peor parte en toda esta traumática experiencia. Me incliné para besarle en la parte superior de la cabeza mientras pasaba por su lado, él se ruborizó y refunfuñó, y luego continué hasta llegar a la puerta donde estaba mi mejor amiga y futura cuñada.

El pelocorto de Alice no tenía su habitual aspecto erizado: mostraba una apariencia suave debido a los pulcros tirabuzones alrededor de su rostro de duende, que sin embargo, por contraste, mostraba una expresión de mujer muy atareada. Me arrastró fuera de la casa con apenas un «Qué hay, Charlie» exclamado por encima del hombro.

Alice me evaluó mientras se metía en su Porsche.

—¡Oh, demonios! ¡Míratelos ojos! —chasqueó la lengua en reproche—. ¿Qué es lo que has hecho? ¿Has estado levantada toda la noche?
—Casi toda.

Me miró con cara de pocos amigos.

—No es que tenga mucho tiempo para dejarte asombrosa, Bella, la verdad es que podrías haber cuidado un poco mejor la materia prima.
—Nadie espera que esté asombrosa. Creo que el peor problema de todos será más bien que me quede dormidadurante la ceremonia, no sea capaz de decir «sí, quiero» en el momento oportuno, y entonces Edward aproveche para huir de mí.

Ella se echó a reír.

—Te tiraré mi ramo de flores cuando se acerque el momento.
—Gracias.
—Al menos, mañana tendrás un montón de tiempo para dormir en el avión.

Alcé una ceja. «Mañana», musité para mí. Si nos íbamos esa noche después de la recepción, y todavíaestaríamos en un avión al día siguiente... bueno, entonces no viajaríamos a Boise, Idaho.

A Edward no se le había escapado ni una sola pista. Yo no me sentía demasiado emocionada por el misterio, pero resultaba extraño no saber dónde dormiría la noche siguiente. O era de esperar que no estuviera durmiendo...

Alice se dio cuenta de que me había dado en qué pensar y frunció el ceño.

—Bueno, yaestás lista y tu maleta preparada —me dijo, con intención de distraerme.

Y funcionó.

—Alice, me hubiera gustado que me dejaras empaquetar mis propias cosas!
—Eso te hubiera proporcionado demasiada información.
—Y tú hubieras perdido una oportunidad para ir de compras.
—Serás mi hermana oficialmente dentro de diez cortas horas... Va siendo hora de que abandones tu aversión a la ropa...
tracking img