Antologia de escpañol

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5279 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Colegio “Tepeyac”

Nombre: José Arturo Linares Núñez

Materia: Español

Gado y Grupo: 2° “B”

Maestra: Aminta Azareth García Olmedo

Fecha: 17-Oct.-2011

INDICE

INTRODUCCION……………………………………………………………………3
EL REINO DE LOS CIELOS…………………………………………………4
RESEÑA REINO DE LOS CIELOS……………………………………..8
EL CHOLO QUE SE VENGO…………………………………………………9
RESEÑA EL CHOLO QUE SE VENGO……………………………….10
ELDOLOR DEL CONDOR……………………………………………………..11
RESEÑA EL DOLOR DEL CONDOR…………………………………….12
DE CARA AL SOL……………………………………………………………………13
RESEÑA DE CARA AL SOL………………………………………………….14
GLOSARIO………………………………………………………………………………15
BIBLIOGRAFIA………………………………………………………………………16

INTRODUCCION

Este trabajo contiene cuatro cuentos latinoamericanos de distintos autores que son muy interesantes y contiene sus reseñas.Esto enriquecerá mas tu vocabulario ya que también tiene un glosario al final del trabajo también tiene una bibliografía por si quieres seguir leyendo otros titulo interesantes.

El reino de los cielos

Llegaron a Salidas Internacionales de Barajas
con el tiempo justo, de modo que tuvieron que
situarse de inmediato en la cola de Iberia, vuelo
987 a Buenos Aires. Ninguno de los treshablaba.
La noche anterior habían llegado en auto desde
Francia. En realidad, ni a Asdrúbal ni a Rosa les
gustaba esta partida, esta separación, pero lo habían
resuelto de común acuerdo: Ignacio debía ir
a Montevideo. Ahora tenía once años, estaba en
Europa desde los cinco, y el riesgo era que se convirtiera
en un francés. Nada contra los franceses,
pero el botija era uruguayo y enviarlo ahora aMontevideo
para que pasara un mes con los cuatro
abuelos y se familiarizara con los tíos y primos, y
también con las calles y las playas, era una maniobra
cuidadosamente planificada, una idea nacida
aquella tarde en que Rosa lo había sorprendido
contando casi clandestinamente un, deux, trois,
quatre, cinq, six, cuando hasta ese momento
siempre lo había hecho en español.
–Tené cuidado conesta bolsita roja –dijo por
fin Asdrúbal cuando todavía estaban a dos lugares
del mostrador–. Aquí están el pasaporte, el pasaje,
algunos dólares.
–Y no te preocupes a la llegada –agregó Rosa–.
En Ezeiza estarán los abuelos, y a lo mejor el tío
Ambrosio. Vendrán especialmente desde Montevideo.
–Y además –dijo Asdrúbal– cuando desciendas
del avión una azafata te acompañará hasta dejartecon los abuelos.
Ignacio respondió con monosílabos. Una semana
con el mismo estribillo. Ya que debía irse, y
él no lo había pedido ni resuelto, lo mejor era
arrancar de una buena vez.
–Contale a los abuelos cómo vivimos, cómo es
el barrio, cómo son los vecinos —dijo Rosa—.
La escuela a la que vas, las buenas notas que
tuviste este semestre. Así a los viejos se les cae la
baba.
MARIOBENEDETTI
–Sí, mamá.
–Y a Roberto que me conteste enseguida sobre
la consulta que le hago.
–Sí, papá.
–Mira que aquí hace calor y allá en cambio vas
a llegar en pleno invierno. Antes del descenso ponete
el abrigo.
–Sí, mamá.
Ya estaban junto al mostrador. No había valija a
despachar. Todo lo suyo, incluidos los regalos, cabía
en un bolsón de mano.
–¿Viaja solo el niño?
–Sí, aquí está todo.–Bueno, ya es un hombrecito.
El hombrecito enrojeció como un semáforo, tal
vez porque la empleada era lindísima y además le
estaba dedicando su sonrisa profesional para U.M.
(Unaccompanied minor).
–Ya puede ir pasando por el control. Puerta
cinco. Buen viaje, Ignacio.
Ignacio se sorprendió de que aquella muchacha
ya se hubiera enterado de su nombre.
–La conquistaste –dijo Asdrúbal–. Quéflechazo,
che.
Se acercaron lentamente a la entrada para pasajeros.
Casi lloriqueando, Rosa le arregló el cuello
de la campera, le acomodó el bolsón grande en el
hombro derecho, luego lo besó varias veces y
le dio un abrazo tan apretado que el cuello se le
volvió a torcer. Asdrúbal fue mucho más sobrio
pero tenía los ojos brillantes. Él, en cambio, no
hizo concesiones.
Asdrúbal y Rosa...
tracking img