Antonio machado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3376 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA POESÍA DE ANTONIO MACHADO.

BIOGRAFÍA E IDEOLOGÍA.

Como hemos visto en el tema anterior, la poesía modernista en España es menos brillante que la llevada a cabo en Hispanoamérica, y de corte mucho más intimista. Ello va a deberse a la influencia que ejerce en los escritores españoles la figura del sevillano Gustavo Adolfo Bécquer. Aparte de las figuras ya reseñadas del nicaragüense RubénDarío y del cubano José Martí, van a destacar autores como el mayor de los Machado (Manuel), con libros como Alma, Apolo y Cante Jondo, Francisco Villaespesa y Eduardo Marquina entre otros. Son los tres poetas modernistas españoles por excelencia, aunque, como ya hemos señalado, con un estilo menos brillante y más intimista. Otros autores que tuvieron influencia modernista, aunque sólo en algunosmomentos de su creación poética, fueron Ramón María del Valle Inclán, Antonio Machado (que en sus inicios escribe dentro de un Modernismo muy simbolista y nada parnasiano) y el moguereño Juan Ramón Jiménez.

Si nos centramos en la figura de Antonio Machado, es la estrecha relación entre vida y obra lo que más va a llamarnos la atención. Su primer poema dentro de Campos de Castilla se titula“Retrato”:

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.
Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—yaconocéis mi torpe aliño indumentario—,
más recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.
Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.
Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.
Desdeño las romanzas de los tenores huecosy el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.
¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que lablandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.
Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.
Y al cabo, nada osdebo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.
Y cuando llegue el día del último vïaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.
.
.
En su vida pueden distinguirse con claridad cuatro etapas, muy diferentes unas de las otras:

- (1875-1907) Nació en Sevilla, en el Palacio de las Dueñas. Su padre, Antonio Machado y Álvarez fue un gran folkorista, y eso influirá notablemente en su hijo. En...
tracking img