Arsubia...

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1864 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El mercado era tal y como lo recordaba James. Era muy bullicioso. En el se podia oir todo tipo de artimañanas para que los compradores se acercaran a su puesto, y habia una cierta rivalidad entre los mercaderes aunque despues de la jornada laboral eran capaces de emborracharse juntos en el local del viejo Jim. En ese momento, James estaba cerca de las armerias. En ella un anciano con unacuidada barba blanca y ojos verdes y vivos que destellaban inteligencia negociaba con un beduino de tez muy morena por el sol del desierto de Calibria.
- ¿Cuanto pides por esta espada?- pregunto el segundo señalando una excelente arma. - No menos de 150 kirs. -respondio el anciano con una sonrisa. - Como te gusta bromear, Din, se me habia olvidado, sera que el sol del desierto pega muy fuerte, por 150 Kirs podria comprarme un pura sangre arabe - Entiendeme Ali. Es una de las mejores armas que puedes encontrar ahora mismo. Su filo es incorruptible, y muy dificil de romper, ya queesta elaborado por el ambar de las Rosas Azules.
James se alejo de la discusion, y se dirigio hacia las tiendas donde se servian aquella cerveza tan unica de estas tierras. En ese momento, alrededor de una mesa circular habia una agrupacion de hombres que gritaban estruendosamente. James se abrio paso en medio de la muchedumbre y vio a dos hombres sentados en unos taburetes, uno a cada lado deaquella mesa, mientras unas damas, una de cabellera negra y otra de torbellinos dorados servian portentosas jarras de cerveza espumosa. Detras de la tienda, un leprechaun recogia las apuestas del pueblo en el enfrentamiento, segun la pizarra, de Dave y Tom.
James agudizo la vista y se llevo una grata sorpresa:
- Mike, que alegria verte amigo. -grito para hacerse oir en la muchedumbre acercandoseal susodicho y estrechandole la mano. Ambos se alejaron del bullicio hacia un puesto donde servian jabali horneado lentamente.
- James amigo mio, no me habian dicho que habias salido de la Guarida.
- Me liberaron ayer. Fui a poner un poco de orden mi vieja casa, que parecia una pocilga, demonios. Lo mejor que puedo decir es que tengo algo de dinero guardado gracias a las partidas de dados .Aun asi necesito un trabajo Mike, eso es innegable.
- Un trabajo eh, si quieres puedo hacerte un hueco en mi taberna. Hoy me he tomado el dia libre y he dejado que Laly se ocupara. - Segun lo que recordaba Laly era una muchacha timida, aunque de gran belleza. Se habia quedado huerfana y ahora vivia gracias al jornal de la exitosa taberna de Mike, La Bruja Dorada.
- ¿Me podrias hacer ese granfavor?- dijo incredulo James.
- Claro, alguien tendria que pagar por haberte quitado dos años de libertad por algo que no habias cometido. Ese Loren es un maldito- dijo con rabia mientras escupia al suelo.
A James le habian encerrado en la carcel por cometer un robo inexistente. Segun las autoridades del ejercito habia robado el dinero de un joven militar. Aunque el joven soldado hubiera negadoaquello, el General Erik hizo que se callara por una razon que todos sabian: Hace dos años en Arsubia hubo una gran manifestacion contra el ejercito por los impuestos que exigian a los comerciantes, una propuesta que habia sido lanzada por el General Erik y quisieron que James ocupara el cargo, ya que de joven fue una gran promesa militar, pero a el nunca le intereso ese camino, y se dedico a lo quemas le gustaba. Abrio una gran armeria. Aun asi, el General Loren quiso quitarse a James de en medio y le acuso de un robo que no habia cometido.
- Dentro de dos dias empiezas. -le informo Mike- para un amigo siempre hay sitio en la Bruja Dorada. Cobraras 300 Kirs.- Al decir esto, James se atraganto con la cerveza que les habia ofrecido una curvilinea camarera. 300 Kirs era una pequeña fortuna, y...
tracking img