Artemis fowl

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 162 (40445 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Había una vez un chico irlandés que tenía una sed de conocimiento insaciable, de modo que fue leyendo un libro tras otro hasta que su cerebro se lleno de astronomía, calculo, física cuántica, poetas románticos, ciencia forense y antropología, entre un millar de otros temas. Sin embargo, su libro favorito era un delgado volumen que nunca había llegado a leer él mismo. Se trataba de un viejo, libroencuadernado con tapas duras, que su padre solía leerle antes de acostarse y que llevaba por título La olla de oro; contaba la historia de un personaje codicioso que secuestra a un duendecillo en un intento inútil de robarle a la criatura todo su oro.
Cuando el padre terminaba de leer la última palabra de la última página –que siempre era <<Fin>> -, cerraba la tapa de cuerodesgastado, sonreía a su hijo y decía: <<La idea de ese chico no era del todo mala. Con un poco más de planificación, todo le habría salido a pedir de boca>>, que era una opinión poco habitual en un padre. Bueno de un padre responsable, para ser más exactos. Sin embargo, aquel no era un típico padre responsable: Se trataba de Artemis Fowl Primero, el capo de uno de los mayores imperioscriminales del mundo. El hijo tampoco era demasiado típico: era Artemis Fowl Segundo, que no tardaría en convertirse en un personaje formidable por méritos propios, tanto en el mundo de los humanos como en el universo de las criaturas mágicas que habitaban el mundo subterráneo.
<<Con un poco mas de planificación –pensaba Artemis Segundo a menudo, cuando su padre le daba un beso en la frente–.Soloun poco mas de planificación…>>
Y se quedaba dormido y soñaba con el oro.
A medida que el joven Artemis se iba haciendo mayor pensaba con frecuencia en La olla de oro. Llego incluso al extremo de investigar durante las horas de clase y se sorprendió al descubrir una gran cantidad de pruebas fehacientes sobre la existencia de las criaturas mágicas. Aquellas horas de estudio y planificaciónno fueron más que alegres distracciones para el niño hasta el día en que su padre desapareció en el Ártico después de un malentendido con la mafiya rusa. El imperio Fowl se derrumbo rápidamente, con acreedores que aparecían de la nada y deudores que se escabullían y corrían a esconderse en esa misma nada.
<<Depende de mí –se dio cuenta Artemis– reconstruir nuestra fortuna y encontrar a mipadre.>>
Así que desempolvo la carpeta donde guardaba toda la información sobre el mundo de los duendes: raptaría a una criatura mágica y la devolvería a las propias criaturas a cambio de oro.
<<Solo un genio juvenil podría llevar a cabo ese plan con éxito –concluyo correctamente Artemis–. Alguien lo bastante mayor para comprender los principios del intercambio comercial, perotodavía joven para creer en la magia.>>
Con la ayuda de su más competente guardaespaldas, Mayordomo, el joven de doce años Artemis Fowl llego a capturar de echo a un duende y mantenerlo cautivo en el sótano reforzado de la mansión Fowl. Sin embargo, aquel no era un duende cualquiera; en realidad, ni siquiera era un duende, sino una duende y bastante humanoide, por cierto. Lo que Artemis habíaconsiderado hasta entonces la retención temporal de una criatura inferior ahora se parecía incómodamente al secuestro en toda regla de una niña.
Hubo otras complicaciones, además: aquellos duendes no eran como los seres mágicos más bien atontados de los cuentos de hadas, sino que eran unas criaturas expertas en el manejo de toda clase de artilugios de alta tecnología, con mucho carácter, miembros deun escuadrón de élite de la policía de las criaturas mágicas: la unidad de Reconocimiento de la Policía de los Elementos del Subsuelo, también llamada PES. Por utilizar su acrónimo. Y Artemis había secuestrado a Holly Short, la primera capitana femenina de la historia de la unidad, una acción que desde luego, no le había granjeado las simpatías de los habitantes armados hasta los dientes del...
tracking img