Bicentenario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1615 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 23 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1810 – BICENTENARIO – 2010 Una nueva ilusión para nuestra Patria.
Me he preguntado cómo ayudar a mi Comunidad parroquial a celebrar el Bicentenario de la Patria, cuando estamos viviendo un clima y ambiente no de fiesta y celebración precisamente entre los argentinos. I.- La crisis del mundo y de nuestro país nos ha tenido a maltraer últimamente. Nos preocupa el hoy y el mañana de la Argentina Yaunque se nos hayan tronchado muchas ilusiones, creemos que debemos apostar al cambio y ser protagonistas de una nueva ilusión. Los 200 años de nuestra Independencia nos brindan una buena motivación y nos incentivan para no claudicar frente a los ideales, ni bajar los brazos: queremos una Patria nueva, rejuvenecida y diferente, en la que valga la pena vivir. Esta debe ser una opción de vida:quiero vivir como argentino y ésta Patria es mi lugar en el mundo. Esta es una fecha especial, más que ello, un acontecimiento, que nos invita a mirar hacia el mañana, pero que no lo podremos hacer sin echar indefectiblemente una mirada al ayer y al hoy de nuestra Patria. Desde una perspectiva humana (no sólo socioeconómica y política) no es fácil mirar con excesivo optimismo nuestro futuro inmediato.Así lo expresan nuestros Obispos cuando afirman: “Cuando se celebró el primer Centenario de éstos grandes acontecimientos, nuestra Nación aparecía en el concierto de los pueblos como una tierra promisoria y acogedora. Hoy, en vísperas de la celebración del Bicentenario, la realidad y el ánimo no son iguales. Nos sentimos heridos y agobiados.. Pero queremos ser nación, una Nación cuya identidad seala pasión por la verdad y el compromiso por el bien común”, (H.B. Nº 8).II.- A la situación mundial se suman poca conciencia del pueblo y malos ejemplos de la dirigencia. Somos una sociedad golpeada, nos preocupa la falta de coherencia y responsabilidad. Casi siempre la culpa la tienen los otros y el “yo no fui”, nos hace recordar las salidas inocentes de nuestra infancia. Y esto, no es sólo dehoy, viene de hace rato. Así se entiende el clamor popular pero más imposible aún de “que se vayan todos”. Y ¿si nos comprometiéramos todos? Este es el desafío que nos presentan nuestros Obispos al afirmar: “Acercándonos al Bicentenario, recordamos que nuestra Patria es un don de Dios confiado a nuestra libertad, como un regalo que debemos cuidar y perfeccionar. Podremos crecer sanamente comoNación si reafirmamos nuestra identidad común. En esta búsqueda del bienestar de todos, necesitamos dar pasos importantes para el desarrollo integral. Pero cuando priman intereses particulares sobre el bien común, o cuando el afán de dominio se impone por encima del diálogo y la justicia, se menoscaba la dignidad de las personas, e indefectiblemente crece la pobreza en sus diversas manifestaciones. Noobstante, nuestra mirada es esperanzada. Los cristianos somos potadores de buenas noticias para la humanidad y no profetas de desventuras. Creemos estar ante una oportunidad única. Podemos aprovecharla, privilegiando la construcción del bien común, o malgastarla con nuestros intereses egoistas y posturas intransigentes que nos fragmentan y dividen”(H.B.Nº 11 y 12).-

III.- Un camino posible paratransitar en este sentido, es aprovechar todos esta ocasión para capacitarnos, asociarnos y trabajar creativamente: a) Capacitarnos: la Argentina del Bicentenario exige individuos formados para asumir los desafíos de hoy. Esto es para todos, pero en especial se orienta a la dirigencia, a los constructores de la sociedad, empresarios, políticos, intelectuales, formadores de opinión, etc.Dirigentes que conduzcan las organizaciones sociales, sindicales, deportivas, parroquiales en función del bien común. Por eso, esta capacitación no es tanto técnica, sino que se trata de los valores de la persona, de sus actitudes y comportamientos. La patria padece una crisis moral y de valores, y debemos sacar a la luz la falacia de antivalores como la mentira, la coima, los arreglos, etc. Así el...
tracking img