Buscando trabajo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2884 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Buscando trabajo.
Por Jacobo Venegas

Doña María de Jesús tiró un jab certero y elevado al pecho de Enrique, definitivamente la ama de casa tenía habilidades pugilísticas innatas, sino hubiera sido porque a los 16 años se casó como Dios manda con Don Lorenzo quien ya tenía 21 años cuando unieron sus vidas para siempre se hubiera dedicado, claro está, al cuadrilátero. Tuvieron a Magdalena,María del Socorro, Guadalupe y Enrique, en ese orden. Pareciera que el romper con la tradición cristiana de los nombres en el último de los hijos había sido un mal agüero. En Enrique a sus 18 años ni oficio ni beneficio asomaban en su estampa, su única ocupación constaba en permanecer en la esquina de su casa con quienes había crecido desde los 6 años: el Aguilucho y el Jabalina. María de Jesús sentíaque era todo un deber de madre salir por él a la esquina e invitarlo a que entrará a su casa con demostraciones de su talento boxístico. Para Enrique los golpes eran inofensivos, a su edad ya había alcanzado el 1.89 metros de estatura más o menos al parejo de sus compañeros de toda la vida, de ahí sus alias, la vergüenza era lo más incomodo de la actuación de su madre, sin embargo, no era capaz deprotestar, mucho menos de contraatacar, no había sido educado para ello, cabizbajo hacía caso a su santa madre.
La letanía incluía su abandono a los estudios y el reclamo de una especie de estado somnoliento permanente en él y desembocaba en una horrible sentencia -mañana mismo tienes que buscar trabajo- le decía María de Jesús dando por terminado el tema, sin derecho a réplica. Enrique,concluyendo en su mente que el asunto no tenía remedio, vaticinaba que después de todo no sería tan malo tener cierta disciplina, recibir dinero cada quincena y ser espía del mundo laboral.
Al otro día, domingo temprano, caminó seis calles para comprar el periódico el Universal, acompañado por el Aguilucho y el Jabalina que abiertamente lo compadecían deseándole al mismo tiempo que saliera con biencomo si éste se fuera a la guerra, los muchachos sonaban proféticos. De regreso en el tianguis compraron un tepache que saboreaban al tiempo que daban recomendaciones a Enrique acerca de cómo vestirse, hablar y no decir para encontrar rápido trabajo sin tantos sobresaltos, aunque ellos nunca lo habían hecho se escuchaban convincentes. La victima elaboraba un plan a nivel mente, anotando lassugerencias que le parecían de utilidad, no podía ser tan difícil, cuánta gente no padecía esa necesidad convirtiéndose en autómatas, le parecía que la recepción al mundo laboral sería casi desesperada por cualquier empresa, el observar agente por años ir y venir en una misma ruta le daba esa certeza.
Ya en su casa con un vaso de casi un litro henchido de leche y cuatro conchas, se dispuso a definir susposibles destinos laborales. Siendo pasante de prepa y sin experiencia alguna Enrique se encontró con los primeros obstáculos: el grado de estudios y la experiencia inexistente. Lo primero que se imaginó fue profesionistas altamente calificados, conscientes y dispuestos a salvarle la vida a cualquier empresa. Lo segundo, Gentes especializadas y sumamente importantes que por su larga experienciaeran objeto de discordia en empresas que peleándose por tenerlos en su nómina alimentaban una rivalidad salvaje. Comprendió que no estaba en esas categorías. El autodesprecio lo baño de una sensación que nunca había experimentado, sintiéndose como en un coliseo romano con tres leones y el público burlándose a carcajadas de su suerte.
Sin embargo, lo animó la idea de que por algo se empieza y queél debía empezar a dominar algo. Sobre una leve exigencia, sin ser tan conformista, se brincaba las ofertas de menor sueldo, seguro estaba que encontraría algo conveniente y que lo dominaría en poco tiempo, sólo era cosa de que le dieran una oportunidad, sin reservas emotivas, le parecía sencillo.
Al amanecer siguiente a las siete de la mañana ya estaba en el baño, al poco rato estaba entrando...
tracking img