Caminando bajo el espiritu

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2741 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de agosto de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Caminando en el espíritu.
“Si vivimos en el Espíritu, andemos también en el Espíritu” (Gálatas 5:25). Aquí tenemos una simple instrucción del apóstol Pablo. Nos está diciendo en términos sencillos, “Si el Espíritu Santo está viviendo dentro de ti, dale control total de tu vida. Todos debemos ser guiados por el Espíritu.”
El Espíritu Santo fue enviado para ser nuestro guía constante einfalible, y habita en todos los que confiesan a Cristo como Señor y Salvador. El Espíritu reclama nuestros cuerpos como su lugar de domicilio, reinando en residencia en nuestros corazones.
La mayoría de los cristianos no tienen problema con aceptar que el Espíritu Santo los guía hacia Jesús. Y no tenemos ningún problema creyendo que el Espíritu está continuamente obrando dentro de nosotros, a cadamomento. Casi todos nosotros le hemos llamado un sinnúmero de veces para consuelo durante nuestros tiempos de crisis. Le damos honor al Espíritu, predicamos sobre Él, enseñamos sobre sus dones y fruto. Le oramos a Él, le buscamos, le pedimos que rasgue los cielos y reviva a su iglesia. Y muchos cristianos han experimentado manifestaciones genuinas del Espíritu. Pero me parece que sabemos muy poco sobrelo que significa caminar en el Espíritu.
Si yo te preguntara que significa caminar en el Espíritu, ¿podrías describir lo que es? ¿Podrías explicarlo claramente a cualquiera que te preguntara?
Entendiendo la verdad acerca de caminar en el Espíritu podría liberar a muchos de la confusión, contiendas, pena, indecisión, hasta la lujuria de la carne. Así que, ¿cual es esta verdad? Pablo, la resumeclaramente: “También caminemos en el Espíritu” (Gálatas 5:25)
La carne contra el Espíritu
Hay solamente dos maneras para un cristiano; caminar: en la carne, o en el Espíritu.
La carne tiene su propia terca voluntad, y actúa como le place. Hace cualquier cosa que decida, luego le pide a Dios que bendiga esas decisiones. Se levanta y declara: “El Señor me dio una mente lucida y puedo hacerdecisiones inteligentemente. No necesito esperarlo para dirección. Dios ayuda a aquellos que se ayudan a sí mismos.”
Pero caminar en el Espíritu es lo opuesto. Rendimos nuestra voluntad al Espíritu Santo, y confiamos en su voz quieta y apacible para que nos dirija en todo. Ciertamente, el Espíritu Santo fue enviado para establecer el gobierno pleno de Cristo en nuestras vidas. La Biblia nos dice, “PorJehová son ordenados los pasos del hombre y él aprueba su camino.” (Salmo 37:23), y el Espíritu es quien hace este mandato u orden. Él desea guiar y dirigir cada uno de nuestros movimientos.
Sumisión al Espíritu Santo
Sencillamente, hemos de caminar en total sumisión al Espíritu Santo, tal como Cristo camino en constante, absoluta sumisión al Padre.
Jesús testificó: “No puede el Hijo hacer nadapor sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre. Todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente, (Juan 5:19). “No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me envió.” (5:30). “He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió… yo vivo por el Padre.”(6:38, 57).
¿Cómo podemos pensar que no tenemos que depender del Padre para todas las cosas, cuando Cristo mismo dijo que lo hacía? Como amantes y seguidores de Jesús, ¿nos atrevemos a pensar que podemos hacer lo que nuestro Salvador y Señor no pudo hacer? Jesús esperó en el Padre, siempre buscando tener la mente de Dios.
Si somos honestos, admitiremos que el cielo es a menudo el último lugar quetornamos cuando necesitamos dirección. Casi siempre, corremos hacia los consejeros, o pasamos horas en el teléfono con nuestras amistades, buscando consejo: ¿Qué piensas? ¿Es una buena idea que yo vaya en esa dirección? ¿Crees que lo deba hacer? Tristemente, vamos al Espíritu Santo como ultima opción, si es que vamos a él alguna vez.
Una señal de la presencia de Dios
Por la noche, la nube sobre...
tracking img