Cancion de cuna

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 33 (8154 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Con este pequeño fic cerramos con broche de oro el espantoso ciclo del Amor Después y el Amor Tal Vez (¡Al fin!)
 
Letra:
You’ll be in my Heart, Phil Collins (parte del soundtrack de la película Tarzán)
 &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
 
 
 
CANCIÓN DE CUNA
 
 
 
Come stop your crying
It will be all right
Just take my hand
Hold it tight

I will protect you
from all aroundyou
I will be here
Don't you cry

 
Yugi dio un sorbo a su taza de café, contemplando el pequeño trofeo de Duelo de Monstruos que tenía en mano. La noche era fría, por la lluvia que aún no cesaba. Sus dedos recorrieron la placa emblastada en la base.
 
Yuki Mutou, Subcampeón. Liga Mundial de Duelo de Monstruos.
 
Un relámpago le hizo volverse a la ventana.
 
-Yami…
 
 &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
 
10 años antes…
 
 
El aire cálido de verano traía aromas exóticos, contandoal viento historias antiguas de su pasado. El sol no era muy fuerte por el temprano día, pero si agotador. Yugi tomó su pañuelo húmedo para secarse el sudor de su frente mientras el navío que recorría una parte del Nilo lo llevaba hasta la casa de los Ishtar. Un hombre alto, moreno, le esperaba en una orilla próxima. Yugi lo reconoció. Era Odión. El barquero saludó a éste cuando tocaron la ribera,brincando al agua de un salto. El joven duelista esperó que terminaran su plática para bajar y saludarle.
 
-Buenos días, Odión.
-Igualmente, Yugi. Que bueno que has venido.
 
Odión le guió por unos caminos empedrados cuesta arriba en las laderas. Yugi jadeaba, intentando ir al paso del hombre. Observó sus facciones cansadas. No era en vano, el funeral del Faraón tenía pocas semanas de haberpasado. Tropezó con una piedra suelta y Odión lo sujetó para no caer.
 
-Ten cuidado, Yugi.
-Sí, claro. Gracias.
 
Siguieron caminando. Yugi miró a su alrededor con cansancio. Las casas estaban bastante separadas. Todas de blanco y ventanas sin marcos, sólo cortinillas de papel casi transparente. Se preguntó como viviría Atemu en un ambiente así. Un poco de rabia se apoderó de él al contestarse que muybien pues de hecho había concebido un hijo con Marik. Uno que nació el mismo día de su propio cumpleaños.
 
Era lo que Bakura burlonamente había llamado la Guardería del Milenio, para referirse a los bebés nacidos gracias al poder de los Dioses. Quien había comenzado fueron Joey y Seto. Entre situaciones tensas, confusiones y devenires, su amigo convenció a Kaiba de tener descendientes. Habíanviajado a estas tierras para hablar con el Faraón y los Guardianes de Tumbas logrando hacer la magia. Ryou, conmovido por los hijos de Joey quiso unírseles con toda la reticencia del Ladrón de Tumbas. Finalmente, Marik hizo lo suyo, dándole un hijo al tricolor.
 
La casa de los Ishtar se divisó en una colina. De dos largos niveles, blanca como las demás, llenas de macetones y artesanías. Yugi limpióel sudor insitente con su pañuelo. Atemu había muerto por el golpe mortal en su cabeza, víctima de una caída desde la rampa en que se encontraba; en una excavación arqueológica. El Faraón era inmortal, por decirlo de alguna manera, Yugi se preguntó por qué había muerto así. El calor sofocaba su mente algo frustrada. Él no asistió al funeral, rencoroso todavía por lo que había sucedido. Pero...
tracking img