Capitulo vi vii iix

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 69 (17227 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 6

EL MERCADO AUTORREGULADOR Y LAS MERCANCÍAS FICTICIAS: TRABAJO, TIERRA Y DINERO

La rápida aproximación que acabamos de realizar al sistema económico y a los mercados considerados separadamente, muestra que, hasta nuestra época contemporánea, los merca-dos han sido únicamente elementos secundarios de la vida económica. En términos generales, se puede afirmar que elsistema económico estaba integrado en el sistema social, por lo que, cualquiera que fuese el principio de funcionamiento de la economía, éste no resultaba incompatible con la presencia del modelo del mercado. El principio del trueque o del intercambio, subyacente al modelo de mercado, no mostraba ninguna ten-dencia a crecer en detrimento del resto. Allí donde los merca-dos se desarrollaron con lamáxima fuerza, como ocurrió en el sistema mercantil, prosperaron bajo la dirección de una admi-nistración centralizada que, correlativamente, favorecía la au-tarquía en los hogares campesinos y en la vida nacional. En realidad, reglamentación y mercados se desarrollaron juntos. El mercado autorregulador era algo desconocido: la aparición de la idea de autorregulación representa, sin duda alguna, unainversión radical de la tendencia que era entonces la del desarrollo. Únicamente a la
luz de estos hechos se pueden comprender realmente las hipótesis extraordinarias sobre las que reposa una economía de mercado.

Una economía de mercado es un sistema económico regido, regulado y orientado únicamente por los mercados. La tarea de asegurar el orden en la producción y la distribución de bieneses confiada a ese mecanismo autorregulador. Lo que se espera es que los seres humanos se comporten de modo que preten-dan ganar el máximo dinero posible: tal es el origen de una economía de este tipo. Dicha economía implica la existencia de mercados en los que la oferta de bienes disponibles (com-prendidos los servicios) a un precio determinado será equiva-lente a una demanda de igual precio;supone la presencia del dinero que funciona como poder adquisitivo en las manos de quien lo posee. La producción se regirá, pues, por los precios, ya que de los precios dependen los beneficios de quienes orientan la producción; y también la distribución de bienes dependerá de los precios, pues los precios conforman los ingre-sos, y gracias a ellos los bienes producidos son distribuidos entre losmiembros de la sociedad. Si se admiten estas hipó-tesis, tanto la producción como la distribución de los bienes quedan aseguradas únicamente por los precios.

La autorregulación implica que toda la producción está destinada a la venta en el mercado y que todos los ingresos pro-vienen de ella. Existen, en consecuencia, mercados para todos los elementos de la industria, no sólo para los bienes (entrelos que figuran siempre los servicios), sino también para el trabajo, la tierra y el dinero cuyos precios son denominados respectivamente precios de mercancías, salario, renta territo-rial o «renta», e interés. Estos mismos términos indican que los precios forman los ingresos: el interés es el precio de la utili-zación del dinero y constituye los ingresos de quienes están en posición de ofrecerlo;el arriendo es el precio de la utilización de la tierra y constituye los ingresos de quienes la arriendan; el salario es el precio de la utilización de la fuerza de trabajo y constituye los ingresos de quienes la venden; en fin, los precios de las mercancías o de los productos hacen posibles los ingresos de quienes los venden, siendo el beneficio en realidad la renta resultante de dos conjuntos deprecios: el de los bienes producidos y, por otra parte, su coste, es decir el precio de los bienes necesarios para su producción. Si se cumplen estas condiciones, todos los ingresos provienen de las ventas realizadas en el mercado y son suficientes para comprar todos los bienes producidos.

Existe otro grupo de condiciones que conciernen al Estado y a su política. No se debe permitir nada...
tracking img