Carlos salinas de gortari

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3016 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La “Década Perdida” o La Mitad de la Historia

La Herencia maldita
Carlos Salinas de Gortari es un exceso en numerosos aspectos tal y como lo fue su singular gestión como presidente de la República en el sexenio del 1 de diciembre de 1988 al 30 de noviembre de 1994 y las relaciones políticas que lo caracterizaron. De él se ha dicho ya casi todo y por tanto tiempo que en numerosas ocasiones dela política nacional se le ha colocado en la más vibrante actualidad a pesar de no encontrarse en el país ni haber expresado opinión alguna. Hay que reconocer, sin embargo, que a pesar de sus críticos, a Salinas se le ha reconocido especialmente por su inteligencia y se le atribuye hoy un poder económico y político capaz de influir todavía en el accionar de nuestra Nación en muchos aspectos. Peroello es así –hay que decirlo- porque el ex presidente es un gran provocador, sobre sí y la gestión que le tocó protagonizar, y que ahora -cual llaga de nuestro recuerdo histórico- la vuelve a tocar con su más reciente exceso titulado La “Década Perdida”.

En ese trabajo, de pretenciosa hechura, Salinas pretende llevarnos por la senda del “qué hubiera sido de México si el sexenio que culminó endiciembre del 94 se hubiera extendido hasta el 2006”, es decir, qué podría haber ocurrido en nuestro país si se hubiera insistido en su estilo de gobierno en vez de lo que –“equivocadamente”- hicieron Ernesto Zedillo y Vicente Fox en los sexenios que siguieron. Los denuestos apuntan primero a su principal enemigos, Ernesto Zedillo, y culminan con el otro, Andrés Manuel López Obrador, quien adjetivóal autor como el “innombrable”. En medio se incluye una cerrada defensa ante las acusaciones planteadas contra miembros de su familia ajena a un texto que pretende referirse a las consecuencias económicas y políticas de los dos sexenios que lo sucedieron.

Al inicio nuestro guía por el pasado nos ofrece una camisa de fuerza, pintada de prólogo, consistente en que los dos gobiernos posterioresal suyo significaron para el país el fin de la modernización, crisis económica, pérdida de soberanía, entrega del sistema de pagos a extranjeros, cancelación de la participación popular, populismo autoritario, explosión del narcotráfico y, entre otros, el clientelismo tecnócrata. Ello frente su llamado liberalismo social, inicio del proceso modernizador del Estado, su trabajo con el puebloorganizado y la inserción de México en el ámbito internacional. En síntesis, puro Luis XIV con su: après moi le déluge, (después de mí, el diluvio). La “Década Perdida” se iniciaría así con la implementación del neoliberalismo en México producto de la aplicación del llamado Consenso de Washington exactamente a partir de 1995, a pesar de que la fecha de origen de tal “consenso” data de 1990.

Elneoliberalismo lo ejemplifica con las políticas de Zedillo y Fox por su afán de mantener constantemente sobrevaluado el peso, someter nuestra política comercial a la conveniencia de Estados Unidos, entregar la banca a extranjeros, abandonar el programa Solidaridad reemplazándolo por Progresa-Oportunidades, desde el llamado “error de diciembre” por el que el Gobierno de Zedillo “convirtió un problema enuna crisis” causando la quiebra de miles de empresas y un gran costo fiscal a la vez que una pérdida ingente de empleos.

La mayoría de los hechos, que duda cabe, son ciertos pero la historia que cuenta nuestro autor es sólo parcial pues jamás se refiere a las causas sino sólo a los efectos y no anota, por ejemplo, cuál fue la herencia que le tocó a él recibir de su predecesor –a quien en su libroexculpa- y cómo le llamó la historia al período comprendido entre las administraciones de José López Portillo y Miguel de la Madrid. Sí, precisamente, a esos dos sexenios se les calificó como la “década perdida” –qué original- no sólo por los desaciertos que culminaron en la expropiación de la banca por parte de JLP sino porque en el sexenio de su predecesor el PIB no sólo no creció sino que...
tracking img