Cartas de despedida de salaverry

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (834 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 22 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CARTAS DE DESPEDIDA.
Las dos cartas que siguen y la protesta que hemos insertado en el cuerpo principal de la obra, son tomadas del original que Salaverry escribió de su puño y letra en la Capilla.Para publicarlas hemos querido conservar hasta la puntuación, y sentimos no poder hacerlas litografiar para que se conociera la firmeza del pulso y la serenidad con que fueron trazadas
Arequipa,Febrero 17. Mi querida esposa.
Dentro de pocos momentos voy á ser pasado por las armas y te debo el último adiós: es este.
Tu conocías bien mi corazón, y no puedes dudar de mis intenciones, en toda mivida pública, han sido muy puras, ellas se han dirigido a la felicidad, y á la gloria de mi país. No obstante, el destino me preparaba un término horrible; conformémonos á él.
Solo siento, al morir,no haber labrado la fortuna de la mejor mujer que ha nacido; pero tu juicio, y tu talento valen más que todo, y estas dos brillantes deteste quedan fortificadas, y mejoradas por la desgracia. No tedejes envolver en ellas, tranquilízate, consuélate, y vive para mis infortunados hijos que no tendrán otro apoyo. Tú los educarás para la virtud, y les harás conocer mis inmerecidas desgracias.
Hepedido permiso para hacer un corto testamento, que te entregará mi hermano Juan. Consérvate eternamente en armonía con este buen muchacho, que te ayudará á sobrellevar tus penas.
Adiós querida Juana;recibe el corazón de tu desventurado esposo.
Salaverbt.
Febrero 18 de 1836,
Mi querida Juana.
Dentro de dos horas voy á morir asesinado por Santa Cruz y quiero dirigirte mis últimos votos.
Te hequerido cuanto se puede querer, y llevo á la eternidad un pesar profundo de no haberte hecho feliz. Preferí el bien de mi patria al de mi familia, y al cabo no me han permitido hacer ni uno ni otro.Educa á mis hijos, cuida de ellos; tu juicio y tu talento me lo dejan esperar. No te abatas, que la desgracia es compañera inseparable de los mortales.
Sé feliz cuanto puedas, y jamás olvides á tu...
tracking img