Caso atenco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3691 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Caso Atenco

Los disturbios de Atenco de 2006, denominados también como Masacre de Atenco por activistas neozapatistas, y como Rescate de Atenco por las fuerzas de seguridad y militantes de otras fuerzas políticas, fueron una serie de enfrentamientos violentos en la ciudad de San Salvador Atenco entre la Policía Federal Preventiva de México y militantes del Frente de Pueblos en Defensa de laTierra y otros adherentes a La Otra Campaña del EZLN.

INCIDENTES Y REPERCUSIÓN
Ocurrió mientras se realizaban entre el 3 y 4 de mayo los recorridos de la Comisión Sexta del EZLN en el marco de La Otra Campaña en Ciudad de México. Tras un conflicto en el municipio de Texcoco donde se impidio que un grupo de ocho vendedores de flores adherentes a la "La Otra" se re-instalara en una de las callesprincipales del mercado Belisario Dominguez, los floricultores pidieron el apoyo del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra dándose a las pocas horas un serio enfrentamiento entre la policía federal, estatal y municipal y los habitantes de esa localidad que derivó en la toma de una carretera federal y enfrentamientos entre ejidatarios de San Salvador Atenco, integrantes del Frente de Pueblos enDefensa de la Tierra (FPDT), con agentes de la Agencia de Seguridad Estatal del Estado de Mexico.
Debido a incidentes entre comerciantes informales (floristas), militantes zapatistas, autoridades locales y militantes de los partidos de estas, entre otros, y debido a la perturbación del orden público, la Policía Federal Preventiva intervino e instaló un cerco policíaco-militar a la población. Entotal, el número de detenidos y heridos a causa de los actos de represión del 3 y 4 de mayo alcanzó las 290 personas.[1] Para el contralmirante y ex director del Cisen, Wilfrido Robledo Madrid, el operativo resultó “limpio”. Luego de 4 días se conocieron varias denuncias de violación a mujeres detenidas, entre ellas reporteras extranjeras que fueron deportadas inmediatamente; aunque algunas deestas denuncias luego fueron cambiadas a las de acoso sexual. Además el caso de dos jóvenes muertos, Javier Cortés (14 años) y Alexis Benhumea (20 años).
En algunos estados y en el Distrito Federal se llevaron a cabo bloqueos de calles y carreteras, marchas y paros intermitentes de labores en facultades y escuelas en solidaridad con las organizaciones de base pro-zapatistas que habían sidoreprimidas. Eso dio un impulso adicional a La Otra Campaña a través de muestras de solidaridad y campañas en varios sectores de izquierda del país bajo el lema "Todos somos Atenco".
El 5 de mayo, José Antonio Villanueva Lira, jefe de la subsección del servicio militar nacional de la Armada de México, declararía en el marco de la ceremonia de jura de bandera de 150 jóvenes conscriptos, que “los recientesacontecimientos de violencia y enfrentamiento entre actores sociales y autoridades del gobierno son hechos aislados de gente protagonista que quiere figurar en los escenarios políticos y sociales”, y aseguró que los jóvenes preparados en la Armada “estarían listos” de ser requeridos por el Estado mexicano.[2] Mientras tanto, cientos de personas se preparaban para romper pacíficamente el cercopoliciaco-militar de San Salvador Atenco. Al frente, rodeado por una burbuja humana, iría el Subcomandante Marcos y, tras él en primer término, los contingentes de estudiantes de Chapingo, el IPN, la UNAM y la UAM.
A partir de este momento La Otra Campaña tomaría un ritmo vertiginoso que se expresaría en reuniones sectoriales, asambleas plenarias de adherentes, movilizaciones, bloqueos, conciertos ytoda una serie de acciones legales, tanto dentro como fuera del país, con el objetivo de demandar la liberación de las y los adherentes detenidos; de entre todas estas acciones destacaría el plantón de amigos y familiares de las y los presos a las afueras del Centro de Prevención y Readaptación Social de Santiaguito Tlalcilalcali, en Almoloya de Juárez, Estado de México; donde estaban recluidos la...
tracking img