Cdertuyk

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1272 palabras )
  • Descarga(s) : 15
  • Publicado : 26 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rorschach, Holtzmann de Manchas, TAT (Test de Apercepción Temática), Rosenzweig de Frustración, MMPI (Inventario Multifásico de Personalidad de Minessota), Psiquiatría Responsabilidad

~ ~ ~

I

egún relata la mitología griega, en el monte Ficio, cercano a Tebas,habitaba una malévola Esfinge que tenía aterrorizados a todos los viajeros que se dirigían a la ciudad. Aque\ Ila terriblecriatura poseía cabeza de mujer, cuerpo , de león, cola de serpiente y alas de águila. Cuando veía acercarsea algún infeliz, le planteaba un inquietante enigma: "¿Qué ser, con sólo una voz, tiene a vecesdos pies, a vecestres, a veces cuatro y es más débil cuantos más pies tiene?" Si no hallaba la respuesta, la Esfinge estrangulaba y devoraba sin contemplaciones al infortunado. Pero un día llegó hastaallí Edipo y, naturalmente, no se libró de la pregunta. Sin pensárselo dos veces, contestó: "Es el hombre, porque se arrastra a gatas cuando es niño, se mantiene firmemente sobre sus dos pies en la juventud y se apoya en un bastón en la vejez." jHabía acertado! La Esfinge, humillada, se lanzó al vacío desde el monte y quedó despedazadaen el fondo del precipicio. En cuanto a Edipo, en premio a suproeza, fue elegido unánimemente rey de

Tebas.
Este pasaje mitológico bien puede encerrar el primer símil histórico de un test. Pero también esverdad que no sólo la Esfinge gustaba de someter a los tebanos a estas curiosas -iY crueles!pruebas de inteligencia. Ya en la China milenaria se cuenta que existía un sistema de exámenes para acceder a los puestos administrativos, e incluso los antiguosgriegos -al fin y al cabo, ellos

TODOS LOSTRUCOS LAS DE PRUEBAS PSICOLOGICAS

crearon el Enigma de la Esfinge- establecieron una serie de pruebas para medir las habilidades físicas e intelectuales de los jóvenes. Nada de ello, no obstante, quedó perpetuado a lo largo de los siglos. Porque la historia no se ha mostrado ciertamente prolija en intentos, más o menos afortunados, de bucear en elpsiquismo humano. Se descubrieron nuevos continentes y océanos, se alzaron suntuosos castillos y catedrales, y se crearon vastos imperios, pero el ser humano permaneció durantes siglos y siglos sin conocerse a sí mismo. Recordemos la leyenda negra tejida en tomo a los manicomios -por llamarlos de una forma benévola- en los que se hacinaban locos y no locos, enfermos psicóticos con neuróticos,deficientes psíquicos con simples inadaptados sociales. No había forma de medir diferencias. y es que hasta hace sólo cien años, las pruebas de psicodiagnóstico, los tests, eran sencillamente inimaginables. Pura fantasía. Simplemente, no existían. Paradójicamente, no fue un psicólogo, sino un biólogo, el creador del primer boceto de lo que es un test propiamente dicho: Sir Francis Galton (18221912).Primo de Charles Darwin y seguidor de sus teorías, este inquieto investigador se dedicaba a estudiar la herencia genética y los rasgos comunes que poseían las personas emparentadas entre sí y en otras que carecían de vínculos familiares. Con este fin creó en 1884 un peculiar laboratorio antropométrico en la Exposición Universal de Londres. En él -previo pago de tres peniques-, todas las personaspodían someterse a un test sobre agudezavisual y otras aptitudes sensomotoras. Sus intentos por auscultar la psique, y de ahí establecerdiagnósticos y medidas, que esla función de los tests, no cayeron en terreno estéril. Pocos años más tarde, el psicólogo estadounidense James Mckeen Cattel (1860-1944) elegía definitivamente la palabra test -del

término inglés prueba- para
-designar loscuestionarios destinados a cuantificar y clasificar las capacidadesmentales. En poco tiempo, estos

nuevos instrumentos de la ..

MUY EsPEcIAL91

diferencias entre unos y otros? Estas preguntas, y otras similares, se las hizo Binet miles de veces, e incluso buscó respuestasen los análisis grafológicos y hasta en la quiromancia. Por más que lo intentó, no las encontró. La ocasión para Binet, que supo...
tracking img