Ceduar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1688 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS TUMBAS REALES DE UR
Entre los grandes descubrimientos arqueológicos del siglo XX, la excavación de las tumbas reales de los reyes sumerios de finales del periodo protodinástico, que se remonta aproximadamente a 2450-2350 a. C., ocupa sin duda un lugar relevante. La excavación fue muy difícil: la estructura de las tumbas era totalmente desconocida; la estratigrafía, ya de por sí muycompleja, había sido expoliada por continuos saqueos; la presencia de objetos de esparto, caña, madera y cuero, y de estructuras de arcilla cruda, planteó enormes problemas de interpretación y conservación, la presencia de kilos de oro, de plata y de piedras duras añadía grandes riesgos en el aspecto de la seguridad. El arqueólogo sir Charles Leonard Woolley logró excavar y documentar científicamente,en un plazo de cuatro años (de 1927 a 1931), más de 2.000 tumbas, 16 de las cuales eran tumbas reales.
En 1922, cuando comenzaron las excavaciones de Ur, los arqueólogos ingleses intentaban establecer el perímetro del temenos o muro sagrado con el que Nabucodonosor, en la primera mitad del siglo VI a. C., había rodeado los edificios sagrados de la ciudad. En una zona llana, sin que hubiera en lasuperficie indicio alguno, apareció un grupo de vasijas de cerámica y de piedra, pequeños objetos de bronce y elementos de collares de piedra dura. Los capataces llevaron a Woolley pequeñas cuentas de oro, pero, curiosamente, ningún obrero había hallado cuentas de este tipo. Woolley, intuyendo que se encontraba ante una necrópolis, prometió una gratificación por cada ornamento de oro descubiertoy entregado, una pequeña suma que, según calculó, sería tres veces superior al precio pagado clandestinamente por los orfebres locales. Era sábado; el lunes aparecieron en las cestas de excavación numerosas cuentas de oro, recompradas por los obreros a los mismos orfebres a quienes las habían vendido.
El episodio del robo demostró a Woolley que sus propios obreros no eran de confianza; además,los objetos excavados tenían formas desconocidas y no podían datarse con precisión. A pesar de la importancia del descubrimiento, Woolley, equilibrado e inteligente, comprendió que su expedición no podía afrontar aún una excavación tan comprometida y delicada como la de un rico cementerio prehistórico. La "trinchera del oro" se volvió a cerrar, y hasta principios de 1927 no comenzó la excavaciónde la gran necrópolis.
Ésta se encontraba al sur de la gran terraza central de Ur, formada por las ruinas superpuestas de edificios sagrados más antiguos. Era un espacio libre, usado anteriormente como zona de escombros. Pero la proximidad de los edficios sagrados propició que en la segunda mitad del III milenio a. C. se eligiera como necrópolis. Las tumbas de ciudadanos comunes eran unas2.000; las reales, sólo 16.
Las primeras estaban formadas por una fosa rectangular, en la que se envolvía al difunto en una estera, o bien se le colocaba en un ataúd de madera, de mimbre o de arcilla. Todos los cadáveres yacían de costado, con las piernas dobladas y las manos recogidas sobre el pecho. Junto a ellos habían sepultado algunos objetos como collares, pendientes, hojas metálicas y otrasarmas, cosméticos, vasijas, así como el sello cilíndrico que servía a la vez de firma y de documento de identidad del difunto.

Fue la punta de una lanza de cobre con asta de oro lo que llevó a Woolley al descubrimiento de una tumba similar por su estructura a la de la gente común, pero excepcionalmente rica. Siguiendo el rastro del asta de la lanza, que penetraba hacia abajo, hallaron otraslanzas de bronce, y luego vasijas de arcilla y de alabastro. Junto al féretro aparecieron dos puñales engarzados con oro, otras hojas de bronce, cinceles y otros instrumentos, decenas y decenas de vasijas y vasos de bronce, jofainas de plata y una hilera de flechas con la punta de piedra. El difunto había sido sepultado con un gran cinturón de plata con un puñal de oro y una piedra de afilar de...
tracking img