Challenger

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2823 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un año después de la tragedia del Challenger, el transbordador espacial norteamericano que exploió en su fase ascendente el 28 de enero de 1986, los familiares de las siete víctimas piden, en una carta a América, que prosiga el programa. "Arriesgaron su vida no por una aventura sin sentido, sino por la frontera espacial, que era una extensión de su espíritu", dicen."Eran científicos y profesoresque nos guiaban al espacio", dice la carta. "Desde su pérdida, nos preocupa que no se complete su misión. Si estuviera viva y pudiera hablar a todos los norteamericanos, creemos que la tripulación del Challenger diría: 'No temáis el riesgo'. Toda exploración es un riesgo calculado". Los familiarés proponen una red de centros de enseñanza espacial en EE UU, para que los "niños, profesores yciudadanos" puedan "tocar el futuro".
Un 60% de los norteaniericanos culpa a los funcionarios de la NASA (agencia espacial norteamericana) del accidente, frente a un 8% que culpa a los científicos o ingenieros, según una encuesta del diario The New York Times y la cadena de televisión CBS. Un 66% piensa que, a pesar de los riesgos y coste, vale la pena proseguir el programa.
El programa espacialnorteamericano entra en un año decisivo. En el otoño, pruebas en tierra mostrarán si se ha podido subsanar los defectos de los cohetes que provocaron el desastre, o si se desarrollan otros cohetes radicalmente diferentes. Pero antes, la NASA tendrá que decidir cómo desarrollar su gran proyecto de una estación orbital permanente y habitada, cuyo coste se calcula ahora en 13.000 millones de dólares (1,6bíllones de pesetas), frente al inicialmente calculado de 8.000 millones de dólares.

b) El desastre del Challenger, en enero dee 1986.
A las 11:38 A.M. de la fría mañana de 36o F del 28 de enero de 1986, partía de la plataforma de lanzamiento 39-B de Cabo Kennedy, la misión numero 25 del programa Shuttle. Exactamente un minuto depués, el Challenger explotaba en el aire, matando a los sieteastronautas a bordo, incluyendo a la maestra de escuela Christa Mc Auliffe, y desencadenando una crisis organizacional en la NASA, de la cual hoy, aun, no está totalmente recuperada. La trágica y espectacular explosión del transbordador espacial Challenger fue vista por cientos de millones de personas, y filmada desde más de una docena de ángulos. Sin embargo, la razón del accidente permaneció elusivadurante varios meses. Hoy se sabe que la explosión siguió a la falla de un «O» ring, que estaba destinado a contener el escape de gases de combustión calientes de los impulsores de combustible sólido, provistos por Morton Tyokol (3) (4). Una Comisión Presidencial revisó las circunstancias del accidente y los sistemas de gestión de la NASA. De la investigación surgió que el control de riesgos y degestión fue significativamente inferior a los de programas espaciales anteriores. El programa se encontraba viciado por la aceptación y priorización de objetivos de performance, tiempo y costo totalmente irreales. Si bien se alzaron voces calificadas de alarma respecto del prroblema que posteriormente desencadenaría la tregedia, éstas fueron ignoradas deliberadamente.Tanto por parte de la NASAcomo por parte del proveedor de los impulsores, se ejercieron presiones sobre quienes se encontraban en la cadena de responsabilidades del lanzamiento a fin de evitar postergaciones. Una organización matricial con dependencias difusas contribuyó a impedir el acceso de información vital a los niveles más altos de decisión de la NASA (por ejemplo, el problema planteado por los ingenieros de MortonTyokol respecto del funcinamiento de los «O» ring con bajas temperaturas, no fue informado al representante de los astronautas). Existía una actitud alimentada por los resonantes éxitos de otros programas espaciales como el Proyecto Apolo, en el sentido de que la agencia podía lograr cualquier objetivo que se propusiese. En particular, jamás se había perdido un hombre en el espacio y no parecía...
tracking img