Choco encontró una mamá

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (493 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Choco era un pajaro muy pequeño que vivía a solas. Tenia muchas ganas de conseguir una mamá, pero ¿Quién podría serlo?
Un dia decidió ir a buscar una.
Primero se encontró con la señora jirafa.-¡señora jirafa! –dijo-. ¡Usted es amarilla como yo! ¿es usted mi mamá?
-lo siento –suspiró la señora jirafa-. Pero yo no tengo alas como tu.
Choco se encontró después con la señora pingüino.
-¡señorapingüino! –exclamó-. ¡usted tiene alas como yo! ¿Sera que usted es mi mamá?
-lo siento –suspiró la señora pingüino-. Pero mis mejillas no son grandes y redondas como las tuyas.
Choco se encontródespués con la señora morsa.
-¡Señora morsa! –exclamó-. Sus mejillas son grandes y redondas como las mías. ¿es usted mi mamá?
-¡mira! –gruñó la señora morsa-. Mis pies no tienen rayas como los tuyos,asi que, ¡no me molestes!
Choco buscó por todas partes, pero no pudo encontrar una madre que se le pareciera.
Cuando choco vio a la señora oso recogiendo manzanas, supo que ella no podía ser sumadre. No había ningún parecido entre él y la señora oso.
-choco se sintió tan triste, que empezó a llorar:
-¡Mamá, mamá! ¡Necesito una mamá!
La señora oso se acercó corriendo para averiguar que leestaba pasando. Después de haber escuchado la historia de Choco, suspiró:
-¿en que reconocerías a tu madre?
-¡Ay! Estoy seguro de que ella me abrazaría –dijo Choco entre sollozos.
-¿Así? –preguntó laseñora oso. Y lo abrazó con mucha fuerza.
-Si… y estoy seguro de que también me besaría –dijo Choco.
-¿Así? –preguntó la señora oso, y alzándolo le dio un beso muy largo.
-Si… y estoy seguro de queme cantaría una canción y de que me alegraría el dia.
-¿Así? –preguntó la señora oso. Y entonces cantaron y bailaron.
Después de descansar un rato, la señora oso le dijo a choco:
-Choco, tal vez yopodría ser tu madre.
-¿Tu? –pregunto Choco.
-Pero si tu no eres amarilla. Ademas no tienes alas, ni mejillas grandes y redondas. ¡tus pies tampoco son como los mios!
-¡que barbaridad! –dijo la...
tracking img