Cicnco semanas en globo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 97 (24012 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 12
El aire era puro y el viento moderado. El Victoria subió casi perpendicularmente a una altura de mil quinientos pies, que fue indicada por una depresión de dos pulgadas menos dos líneas en la columna barométrica.
A aquella altura, una corriente más marcada impelió al globo hacia el suroeste. ¡Qué magnífico espectáculo se extendía ante los ojos de los viajeros! La isla de Zanzíbar seofrecía por completo a la vista y destacaba en un color más oscuro, como sobre un vasto planisferio; los campos tomaban la apariencia de muestras de varios colores; y grandes ramilletes de árboles indicaban los bosques y las selvas.
Los habitantes de la isla parecían como insectos. Los hurras y los gritos se perdían poco a poco en la atmósfera, y sólo los cañonazos del buque vibraban en laconcavidad inferior del aeróstato.
-¡Qué hermoso es todo esto! -exclamó Joe, rompiendo por primera vez el silencio.
No obtuvo respuesta. El doctor estaba ocupado observando las variaciones barométricas y tomando nota de los pormenores de su ascensión.
Kennedy miraba y no tenía ojos para verlo todo.
Los rayos del sol, uniendo su calor al del soplete, aumentaron la presión del gas. El Victoria subióa una altura de dos mil quinientos pies.
El Resolute presentaba el aspecto de un barquichuelo, y la costa africana aparecía al oeste como una inmensa orla de espuma.
-¿No dicen nada? -preguntó Joe.
-Miramos -respondió el doctor, dirigiendo su anteojo hacia el continente.
-Lo que es yo, si no hablo, reviento.
-Habla cuanto quieras, Joe; nadie te lo impide.
Y Joe hizo él solo un espantosoconsumo de onomatopeyas. Los " ¡oh! ", los "¡ah! " y los " ¡eh! " brotaban de sus labios a borbotones.
Durante la travesía del mar, el doctor creyó conveniente mantenerse a aquella altura que le permitía observar la costa más extensamente. El termómetro y el barómetro, colgados dentro de la tienda entreabierta, se hallaban constantemente al alcance de su vista, y otro barómetro, colocadoexteriormente, serviría durante la guardia de noche.
Al cabo de dos horas, el Victoria, a una velocidad de poco más de ocho millas, se aproximó sensiblemente a la costa. El doctor resolvió acercarse a tierra; moderó la llama del soplete, y muy pronto el globo bajó a trescientos pies del suelo.
Se hallaba sobre el Mrima, nombre que lleva aquella porción de la costa oriental de África. Protegían sus orillasespesos manglares, y la marea baja permitía distinguir sus gruesas raíces roídas por los dientes del océano índico. Los dunas que formaban en otro tiempo la línea costera ondulaban en el horizonte, y el monte Nguru alzaba su pico al noroeste.
El Victoria pasó cerca de una aldea que el doctor reconoció en el mapa como Kaole. Toda la población reunida lanzaba aullidos de cólera y de miedo;dirigieron en vano algunas flechas a ese monstruo de los aires que se balanceaba majestuosamente sobre aquellos impotentes furores.
El viento conducía hacia el sur, lo que, lejos de inquietar al doctor, le complació, porque le permitía seguir el derrotero trazado por los capitanes Burton y Speke.
Kennedy se había vuelto tan hablador como Joe, y los dos se dirigían mutuamente frases admirativas.
-¡Seacabaron las diligencias! -decía el uno.
-¡Y los buques de vapor! -decía el otro.
-¡Y los ferrocarriles -respondía Kennedy-, con los que se atraviesan los países sin verlos!
-¡No hay como un globo! -exclamaba Joe-. Se anda sin sentir, y la naturaleza se toma la molestia de pasar ante tus ojos.
-¡Qué espectáculo! ¡Qué asombro! ¡Qué éxtasis! ¡Un sueño en una hamaca!
-¿Y si almorzásemos? -preguntóJoe, a quien el aire libre abría el apetito.
-Buena idea, muchacho.
-¡Oh! ¡Los preparativos no serán largos! Galletas y carne en conserva.
-Y café a discreción -añadió el doctor-. Te permito tomar prestado un poco de calor de mi soplete, que tiene de sobra. Así no tendremos que temer un incendio.
-Sería terrible -repuso Kennedy-. Parece que llevemos encima un polvorín.
-No tanto -respondió...
tracking img