Colmillo blanco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3094 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Colmillo blanco

Primera parte: La selva 1.El rastro de la presa.

Ambos la dos del helado río se extendía un tétrico bosque de coníferas. Poco tiempo antes, el viento había desnudado a los árboles de su capa de nieve, por lo que parecían inclinarse los unos hacia los otros, como negras sombras fatídicas a la luz del crepúsculo. Sobre le tierra reinaba un vasto silencio. Era toda unadesolación sin vida, sin movimiento, tan solitaria y fría que no se desprendía de ella ni si quiera un espíritu de tristeza. Había en ello algo como una carcajada, más terrible que la misma tristeza, más desolada que la sonrisa de la esfinge; una risa tan fría como el hielo, que tenía el espanto de lo inexorable. Era la sabiduría superior incomunicable de la burla eterna de la futilidad de lo viviente y desus esfuerzos. Era la selva, la salvaje selva boreal de corazón helado.
Pero allí mismo, desafiante, se encontraba la vida. Aguas abajo, por el río helado, avanzaba trabajosamente un trineo tirado por perros de aspecto lobuno. Su hirsuta (pelo duro y tieso) pelambre estaba recubierta de hielo. Su aliento se congelaba en e aire en cuanto salía de las fauces y se depositaba, formando cristales,sobre su piel. Los perros llevaban un arnés de cuero que los unía al trineo, carente de patines. Está formado de resistente corteza de abedul y descansaba con toda su superficie sobre el suelo. La parte delantera era redondeada, para impedir la carga de la nieve blanda que parecía oponérsele como un mar embravecido. Sobre el trineo se encontraba, cuidadosamente asegurada, una caja de madera, larga yestrecha, que se ocupaba la mayor parte del trineo.
Delante de los perros, calzado con amplios mocasines, avanzaba penosamente un hombre. Otro más hacía lo mismo detrás del trineo. En él, en la caja oblonga, yacía un tercer ser humano, cuyos trabajos habían terminado, al que había vencido y derrotado la selva hasta que ya no se movió más o no fue capaz de seguir luchando. A la selva boreal no legusta el movimiento. Para ella la vida es un insulto, pues lo que vive se mueve y la selva siempre destruye cuanto goza de movilidad. Hiela el agua para impedir que corra hacia el mar; arranca la savia de los árboles asta que se hielan sus poderosos corazones. Pero la naturaleza boreal ataca de la manera más feroz y terrible al hombre, aniquilándole y obligándolo a la sumisión; al hombre, querepresenta la vida en su más alta capacidad de movimiento, el eterno rebelde, que lucha continuamente contra la ley según la cual el movimiento termina siempre en reposo. A pasar de ello delante y detrás del trineo, indomables y sin dejarse atemorizar, avanzaban los dos que todavía no estaban muertos. Sus pestañas, mejillas y labios estaban tan cubiertos de cristales de hielo provenientes de supropia respiración, que resultaba imposible distinguir sus caras. Esto les daba la apariencia de fúnebres mascaras, de sepultureros de un mundo espectral, que asistían al entierro de algún espíritu. Más, a pesar de todo, eran hombres que penetraban en la tierra de la desolación, de la burla y el silencio aventureros de Liliput, si se les comparaba con la colosal empresa en la que estaban empeñados,ofreciendo el sacrificio de su esfuerzo contra el poder de un mundo tan lejano, extraño y carente de veda como los abismos del espacio.
Marchaban sin pronunciar una palabra ahorrando la respiración para el trabajo físico. A su lado reinaba el silencio, que los oprimía con su presencia tangible y que afectaba a sus mentes, con la profundidad del agua influye sobre el buzo. Lo apretaba con el peso deuna soledad infinita y de un destino inexorable. Su presión llegaba hasta los más remotos ámbitos de sus almas, arrancando como de la uva el jugo, los falsos ardores y exaltaciones y los injustificados valores propios del espíritu humano, hasta que ellos mismos se consideran simplemente como manchas, finitas y limitadas, que se movían con débiles muestras de generosidad y sabiduría entre el...
tracking img