Contaminacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1033 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Moraleja: Nunca te acostaras sin aprender algo nuevo..
El cabrito y el lobo |
El león vencido por el hombre |
El León y el Ratón |
El Hombre y la Culebra |
La Gallina y el Diamante |
La Serpiente y la Lima |
El León y la Cabra |
La Cabra y el Asno |
Las Moscas |
La Gallina de los huevos de oro |
La Lechuza y las Palomas |
Las Ranas y los Toros |
El Pájaro herido |Júpiter y la Tortuga |
El Asno y El Cochino |
La cigarra y la Hormiga |
|
|
Historieta |
|
| | El Perro del Hortelano |
El Pastor mentiroso |
El Perro y su imagen |
El Zorro y el Cuervo |
La Abeja y la Paloma |
La Zorra y el Gallo |
Las Ranas pidiendo Rey |
El Pavo Real y la Grulla |
Las Gallinas gordas y flacas |
El Cazador y la Perdiz |
El Raton de ciudad y elde campo |
La Tortuga y el Aguila |
El Lobo y La Perdiz |
El Amor y La Locura |
El Camello y La Pulga |
El Perro y el Trozo de Carne |
|
|










Leyenda

La Leyenda de La LloronaEn las noches frías de enero en la ciudad de México, cuando el viento se lamenta en las esquinas de las calles o gime en las rejas de tu ventana, las abuelas te cuentan estahistoria...Hace mucho, dicen, antes de que llegaran los conquistadores españoles. La ciudad - Tenochtitlán la llamaban en aquellos días - aún flotaba en chinampas en el centro del valle. Era una ciudad alegre, con sus flores abundantes, los cantos de sus pájaros, y las vivas melodías de las flautas de barro. Los guerreros eran valientes, las mujeres hermosas. Y la más hermosa de todas era Cihuacoatl;algunos la llaman una diosa. Vestida siempre de blanco, el cabello negro y bruñido cayendo en dos largas trenzas entrelzadas con plumas brillantes, ella trajo el amanecer con solo salir de la casa de su padre por la mañana.Tenía quince años cuando conoció al más bello de todos los príncipes aztecas; fue amor a primera vista para los dos, y pronto ella le presentó con dos lindos hijos, gemelos tanfuertes y sanos e inteligentes como cualquier hombre podría desear. Gemelos que eran su orgullo y placer, aunque él ya no amaba a Cihuacoatl.Porqué le dejó su príncipe, nadie sabe. Algunos dicen que tenía una esposa en otra ciudad. Otros, que era un aventurero, buscando siempre una nueva conquista trás la loma siguiente. Quizás una diosa más joven, o una niña recién capturada, fruto de su destrezaen la guerra, le había encantado. O tal vez había un cierto defecto de carácter en Chihua, algo no evidente a la mayor parte de la gente, deslumbrados por su belleza como estaban.Sea como sea, Cihua lamentaba su infidelidad. Sus risas fueron silenciadas; ya no cantaba mientras bañaba a sus bebés; se olvidó de las plumas que antaño decoraban sus trenzas. Los días eran una pena y un dolor. Pasabalargas horas al borde del canal, contemplando el agua oscura que resbalaba lentamente alrededor de las raíces de la chinampa.Un atardecer, después de que los gemelos se habían dormido, Cihua levantó la vista y ahí al otro lado del agua, estaba su príncipe. Era tan hermoso como el día en que lo vió por primera vez; bronceado y fuerte, adornado con brazales de oro y un faldón de piel de jaguar; elcorazón se estremeció en su pecho. Porque a su lado, riendo, había una mujer con una vestimienta rara, bordada totalmente de flores. ¡Riendose, y tomada de su brazo!Una furia desesperada engulfó a Cihuacoatl. Gritó el nombre de su amante infiel, y el le miró. Apenas un vistazo rápido, indiferente, como si ella fuera una vecina cualquiera. Después, le volvió la espalda y se dirigió con su mujer nuevaa la vuelta de una esquina.¡"Vuelve, vuelve a mí!" gritó Cihua, pero solamente contestó el viento. Corrió a su casita y sacó a los niños dormidos, uno en cada brazo. A la orilla del canal, se paró y llamó de nuevo; "No quieres ver a tus hijos?" Pero su príncipe ahora estaba lejos; ella no oía ni siquiera la risa de la mujer. Le cegaron las lágrimas."¡Toma tus bebés, pues!" gritó, enloquecida....
tracking img