Corte suprema de justicia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 49 (12128 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Proceso Nº 13231

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA DE CASACION PENAL

Aprobado acta No. 139 de agosto 17/2000.
Magistrado Ponente:
Dr. FERNANDO E. ARBOLEDA RIPOLL

Bogotá, D. C., veintinueve de noviembre del dos mil.

Resuelve la Corte el recurso extraordinario de casación interpuesto contra la sentencia de 4 de diciembre de 1996, mediante la cual el Tribunal Superior delDistrito Judicial de Neiva condenó al procesado MIGUEL ANGEL CORDOBA URIBE a la pena principal de 60 meses de prisión y multa de $100.000.oo, como determinador del delito de falsedad material de empleado oficial en documento público, en concurso homogéneo sucesivo; autor de uso de documento público falso, en concurso homogéneo sucesivo; autor de falsedad en documento privado, en concurso homogéneosucesivo; y, autor del delito de estafa.

Hechos y actuación procesal.

Mediante escritura pública No.3750 de 14 de noviembre de 1987, otorgada en la Notaría Primera de Neiva, Miguel Angel Córdoba Uribe, empleado de la Sucursal del Banco de la República en dicha ciudad, adquirió la casa de habitación distinguida con el No.23-51 de la calle 5ª de la nomenclatura urbana. Para ello, obtuvo unpréstamo de $770.000.oo de la Corporación Grancolombiana de Ahorro y Vivienda (GRANAHORRAR), y uno por valor de $1’500.000.oo de la Caja de Previsión Social del Banco de la República, dineros que respaldó con sendas hipotecas, según consta en el folio de matrícula inmobiliaria No.200-0048069, y con el auxilio de cesantías en favor del Banco (fls.7 del cuaderno No.1 y 29 y siguientes del cuaderno No.3).El 17 de febrero de 1990, Miguel Angel Córdoba Uribe transfirió a título de venta el mencionado inmueble a las hermanas Luz Betty García Rojas y María Eugenia García de Villarraga, mediante escritura pública No.499 otorgada en la Notaría Segunda del Circulo de Neiva. En dicho instrumento, se hizo constar la existencia de la hipoteca en favor de la Corporación Grancolombiana de Ahorro y Vivienda(cláusula séptima), mas no la existencia de la hipoteca constituida en favor de la Caja de Previsión Social del Banco de la República (fls. 97/1. Cláusula quinta).

En los meses de abril de 1991, junio de 1992 y marzo de 1993, Miguel Angel Córdoba Uribe solicitó y obtuvo del Banco de la República la despignoración y pago parcial de cesantías por valores de $2’422.173.66, $2’927.684.82 y$2’282.244.oo, respectivamente, para efectuar reparaciones y ampliaciones locativas en el inmueble adquirido con el préstamo otorgado por la entidad, que afirmaba estar ocupando. Para lograr este objetivo adjuntó sendos contratos de obra suscritos con Humberto Arbeláez Ospina, y sendos certificados de libertad del inmueble (folio de matrícula inmobiliaria No.200-0048069), de fechas 11 de abril de 1991, 8 dejunio de 1992 y 17 de marzo de 1993, en los cuales no aparece registrada la venta realizada a las hermanas García Rojas, ni los actos posteriores registrados por ellas (fls.4, 5, 6 y 123 y siguientes/1).

Con el fin de verificar la información aportada por Córdoba Uribe para obtener el pago de cesantías parciales durante los mencionados años , el Banco de la República solicitó a la Oficina deRegistro de Instrumentos Públicos de Neiva, en el mes de noviembre de 1993, copia del folio de matrícula inmobiliaria correspondiente a la casa No.23-51 de la calle 5ª (No.200-0048069), documento con el cual logró establecer que las anotaciones correspondientes a los números 9, 10 y 11 del folio original (registro de las escrituras públicas de venta Nos.499 de 17 de febrero de 1990, y 989 de 7 deseptiembre de 1991) habían sido excluidas en las copias acompañadas por Córdoba Uribe (fls.7 y 8 del cuaderno No.1).

El 17 de diciembre, el Banco de la República decidió dar por terminado el contrato de trabajo suscrito con Córdoba Uribe, y el 24 siguiente, presentó denuncia penal en su contra, por los delitos de falsedad en documento público, uso de documento público falso, y estafa...
tracking img