Corte suprema

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2039 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Corte Suprema de Justicia en la historiaDr. Bayardo Moreno PiedrahitaEN LA HISTORIA DE LA REPÚBLICA, el más alto Tribunal de Justicia del País, siempre ha sido elegido en medio de la indiferencia y el quemimportismo de la clase del Derecho y del Pueblo y aún, de los propios magistrados en función.
En las primeras Constituciones Ecuatorianas, hubo vacilación y duda en el procedimiento paradesignar a los más altos magistrados de justicia, sinembargo, al fin se impuso un sistema de coparticipación entre el "Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo", sin entender profundamente "el espíritu de las leyes" de Montesquiu, engendrándose así la mala costumbre de hacer de la elección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, el reparto del botín de guerra, entre los partidospolíticos.La Constitución de 1830Facultó al Presidente de la República, la elección de los ministros de la Corte Suprema y de las Cortes Superiores, previa la presentación de una terna del Consejo de Estado, con la aprobación del Congreso.La Constitución de 1835Otorgó al Presidente de la República, la facultad de presentar ternas a la Cámara de Representantes, organismo que reducía a dos el número decandidatos, de entre los cuales elegía el Senado, dejándose al Ejecutivo la atribución de elegir a los ministro de las Cortes Superiores previa terna remitida por la Corte Suprema y previa aprobación del Consejo de Gobierno.La Constitución de 1843Inserto otra modalidad para la elección de ministros de la Corte Suprema, mediante la que el Ejecutivo presentaba una terna al Senado, de entre la cual ésterealizaba la designación; y, a su vez, el mismo Presidente de la República, previa terna presentada por la Corte Suprema, designaba a los magistrados de las Cortes Superiores. La Constitución de 1845Confió al Congreso Nacional la designación de los ministros de la Corte Suprema por mayoría absoluta de votos y dejó la atribución de elegir ministros de las Cortes Superiores, al Presidente de laRepública, escogidos de la terna presentada por la Corte Suprema.La Constitución de 1851Mantuvo el mismo sistema, con una variante, que consistía en que el Presidente debía tomar parte en la designación de los ministros de las Cortes Superiores, en común acuerdo con el Consejo de Estado, cuya designación correspondía a la Asamblea Nacional.
Esta forma de elección se mantuvo en la carta política de 1852,pese a que el Consejo de Gobierno estaba integrado en forma diferente.La Constitución de 1861Facultó al Congreso Nacional, la designación de los magistrados de las Cortes Suprema y Superiores, procedimiento que fue seguido por las Constituciones de 1878, 1883, 1897, 1906, 1929 y 1946.La Constitución de 1869En cambio dispuso que el Congreso Nacional, previa terna del Presidente de la República,designe a los ministros de la Corte Suprema; y, a su vez, el mismo Presidente, previa terna de la Corte Suprema, elija a los magistrados de las Cortes Superiores y con la recomendación de éstas, a los jueces letrados, de Hacienda y Agentes Fiscales.La Constitución de 1945Otorgó al Congreso la facultad de nombrar a los ministros de la Corte Suprema; y, a ésta, a los ministros de la Cortes Superiores,sistema que fue mantenido en las Constituciones de 1967 y en la de 1978, esta última con algunas reformas, un abigarrado procedimiento y algunas transitorias . Necesidad de un sistema judicial equilibradoEn efecto, el Art. 129 de la Norma Suprema en vigencia, dispone que el Congreso Nacional eligirá a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia con el voto favorable de las dos terceras partesde los diputados, previo informe de la Comisión de Asuntos Judiciales. Además, este mismo precepto prescribe que los magistrados durarán seis años en el ejercicio de sus cargos, con la posibilidad de ser reelegidos. Se complica la ambición de los políticos, cuando manda que serán renovados parcialmente cada dos años, en una tercera parte. La misma disposición constitucional enuncia una maraña...
tracking img