Cosas.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1506 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Todo empezó primero como un juego de niños, aburrimiento y curiosidad quizá fueran los ingredientes perfectos, o quizá fuera solo el destino.
Empezamos a hablar, entendernos y a conocernos.

Poco tiempo después me di cuenta de que empezaba a moverme el interés por tu vida, tu manera de ser, tus gustos, aficiones y las conversaciones eran cada vez más interesantes. Empezaba a sentirme atraídapor ti, pero no lo dije hasta más tarde (muchas veces nos echa para atrás el miedo a ser rechazados, aunque puedo decir que he aprendido algo de todo esto, y sé que si me pasa otra vez, lo diré justo en el momento en que lo sienta).

Mi vida empezaba a girar alrededor de ti, como un satélite que gira alrededor de un planeta. Me levantaba cada mañana, con un solo interés en la vida y era ése,hablar contigo, conocerte cada día más, aprender cosas insólitas y empecé a darme cuenta de que cuanto más tomaba de ti, más necesitaba.

Me daba auténtico terror aceptar lo que empezaba a sentir por ti, y me engañaba a mí misma, afirmándome firmemente que si dejara de hablar contigo, eso no supondría el más mínimo cambio en mi vida (estaba realmente equivocada).
Y como un alcohólico necesitadiariamente su dosis de alcohol para sentirse persona, yo necesitaba cada día de ti para hacerlo.

Las cosas tomaron un punto a mi favor, el día que me dijiste que sentías algo por mí (sí, tonta de mí, preferí hacerme la loca que decirte lo que sentía por ti, quizá porque no sabía realmente qué era lo que sentía, o si realmente eso era atracción o aún más, amor.) Pero algo cambió, me di cuenta deque tu sentías lo mismo por mi y quizá las cosas podrían llegar a buen puerto.

Me echaba para atrás la palabra “enamorada” y retumbaba diariamente en mi cabeza, yo asumía que el amor no era algo tan pasajero, no era un “juego de niños” no podía sentirse solo con 15 o 16 años, eran cosas de mayores, era un sentimiento tan profundo que podía llegar a hacerte sufrir muchísimo y lógicamente, no eraeso lo que me pasaba a mí (estaba equivocada otra vez, solo en algunos puntos, no en todos).

Mientras, seguíamos hablando, tu vida me parecía cada vez más interesante y más o menos en esta directriz siguieron pasando días e incluso meses.

Recuerdo perfectamente el día que decidimos quedar por primera vez, me daba miedo… pánico abrirme a ti, y aunque en realidad fueras la persona en la que másconfiaba sobre la faz de la tierra tenía mucho miedo de no parecerte cara a cara, lo que podía parecer detrás de una pantalla.
Me di cuenta de que ese sufrimiento no me estaba dejando ser yo, y eso me aterraba aún más, que quizá por eso dejara de gustarte o en ese momento lo que más me importaba, que dejaras de hablar conmigo.

Poco más tarde llegaron los juramentos, me prometías que nuncadejarías de hablarme (que en ese momento me llenaba de ilusión, pero más tarde comprendí, que lógicamente, no era suficiente), que siempre estarías ahí para lo que necesitara, y que siempre te gustaría, que nunca te cansarías de mi, y quizá otras muchas cosas que ahora no recuerdo. La vida me había demostrado que habitualmente, por mucho que la gente jurara no tendía nunca a cumplir sus promesas,parecía que se les olvidaran (cuando creo que es de las cosas que más debemos tener en mente) y te lo dije, estaba segura de que lo harías, de que acabarías cansándote de mí (y así ha resultado ser). Pero tú te enfadabas conmigo, y me decías y repetías que no porque otra gente lo hubiera hecho, tendrías que hacerlo tú y te creí (porque nunca me habías parecido como los demás), ingenua de mí otra vez.Los días pasaban, quedamos más veces y no, no parecía que tuviéramos los mismos gustos, pero a mí me fascinaban los tuyos.
Quizá fue en este punto cuando empecé a decirte lo que sentía por ti, y a abrirme más contigo (cosa que creo que todavía no he conseguido totalmente) y fue entonces cuando empezaste a tenerme menos en cuenta, pero las cosas seguían más o menos igual, te gustaba, me...
tracking img