Cronica carlos eduardo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1472 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

Carlos Eduardo Rodríguez más conocido como “Popeye” o “el historiador de las calles”, es un hombre indigente que habita las calles del centro de Bogotá. A sus 54 años sigue viviendo, luchando y trabajando haciendo tours a los extranjeros para así poder mantener a sus dos hijos; Paola Rodríguez de 10 Años y Carlos Eduardo Rodríguez de 11 años. Lo acompañe en su trayecto, no del tour quehace normalmente, sino de su vida diaria, lo que hace desde que abre los ojos hasta que los cierra.

Eran las diez de la mañana, tenía una cita que cumplir con don Carlos Rodríguez; mientras lo esperaba admiraba el vuelo de las cientos de palomas que se encuentran alrededor de la plaza de Bolívar, el caminar a paso lento de los abuelos que con su sonrisa y cada mirada expresan los años y la vidaque han cargado y las señoras del maíz quienes muy gentilmente nos ayudaban a observar si el “historiador” cruzaba por allí, mientras pocos me hablaban de lo amable que es don Carlos, otros me decían lo contrario, que era un desagradecido y avaro, que vendía los almuerzos que la gente le regalaba y que si me tenia esperando era porque se le había olvidado de tanto vicio que metía, verdad o mentirano había nada que yo pudiera hacer, yo ya estaba ahí esperándolo.

Fue entonces cuando don Carlos apareció, con su sonrisa alegre, y su mirada acabada de tantos duelos que le ah traído la vida. Nos saludo eufóricamente y con ganas de iniciar nos dijo: “¡Empecemos jovencitos! Vamos al restaurante donde desayuno siempre”. Y así fue. Bajamos a la avenida Jiménez y mientras cruzábamos las callesdel centro me di cuenta que más de una persona lo miraba como un extraterrestre, el se dio cuenta de eso así que me miro y me dijo:

“Así es siempre señorita, simplemente hay que acostumbrarse y dejarlos a un lado”. Cuando llegamos al restaurante, se sentó y me miro detenidamente, me comento que el siempre va a desayunar a ese lugar porque no puede pasar un día sin el combinado que venden dearroz, huevo, pasta y pan que tan solo le cuesta mil quinientos pesos. El restaurante no tenía un gran aspecto, pues se veían varios indigentes comprando su mismo combinado, las paredes llenas de grasa de un color verde cálido, muchas ollas y platos sucios por todo lado y el único lugar por donde entraba luz y aire era la puerta.

[pic]

Acabó su desayuno en menos de seis minutos, se levanto y nosfuimos a caminar lentamente de nuevo hacia la Plaza de Bolívar y mientras entrabamos a está, mi amigo y yo quedamos asombrados del montón de gente que lo conocía. Nos paramos en las escaleras de la catedral primada ubicada en la calle 11 con séptima, es ahí donde “El historiador de las calles” se sitúa a observar y como dice él: “a echarle el ojo” a algún extranjero para hacerle el tour. Derepente apareció una pareja de españoles buscándolo, el corrió hacia ellos me miro y me grito que dentro de veinte minutos volvería, pues tenía que ir a hacer su trabajo, sus tours por la candelaria.

En ese momento pensé ¿cómo puede demorar tan poco tiempo un tour?, Pues lo confirme, cuando el volvió quiso contarme la historia e todo lo que el habla cuando vienen los turistas.

La verdad desdemi punto de vista no me pareció la gran cosa, pienso que es más que todo un juego de memoria donde les da una vuelta por la casa presidencial, luego habla sobre la plaza de bolívar, sobre sus alrededores y la historia de unos cuantos y muy pocos lugares. Al llegar a la plaza con los turistas, desde lejos observe que estos sacaban de su billetera dos mil pesos colombianos, don Carlos enfurecido sedio la vuelta y ellos lo llamaron para que volviera, y fue ahí donde él señalo unos cuantos billetes dentro de la billetera de estos y ellos sacaron tres billetes de veinte mil pesos y se los dieron.

[pic]

Después corrió a comentarme que esa es la clase de turistas que él buscaba, los españoles, los argentinos y los venezolanos. Los americanos no le gustan porque piensa que ellos son muy...
tracking img