Cuento breve, narración

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (704 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
En un día de primavera, me encontraba yo en mi colegio celebrando el aniversario de éste. Las alianzas se desarrollaban con normalidad y cada quien hacía lo que más le apeteciera. Yo decidí realizarmisiones imposibles, porque no me gusta bailar coreografías y anteriormente ya había participado en otras actividades. Luego de finalizadas las actividades del día, fui a mi casa, me cambié la ropaescolar por unos jeans, una polera manga corta y un polerón. Inmediatamente después, me dirigí a la casa de una compañera llamada Catalina, para ponernos de acuerdo quiénes íbamos a hacer las misiones.Cuando llegué a su casa, casi no había nadie de mi grupo y 1 hora más tarde llegó la gente que me acompañaría, que eran “el Zúa” y “el Nico”. Pensé que nunca llegarían, pues se caracterizan por noavisar su inasistencia.
Partimos Nico, Zúa y yo, a las 6:00 pm, yendo hacia el Mall Alto Las Condes. Primero tomamos micro en la calle Helsby y empezamos a filmar una de las misiones, que eracantar en una micro. Cantamos “El dinosaurio Anacleto” de 31 minutos. Se suponía que yo grabaría y ellos cantarían, pero se cohibieron, así que cantamos todos y además grabé.
Al bajar de la microen la calle Tomás Moro, nos dimos cuenta que el cielo se había nublado y que las nubes estaban muy negras, pero hicimos caso omiso.
Tuvimos que tomar la 225, ya que la anterior micro nos dejó a mitadde camino. Pasado un rato, dentro de la locomoción, se levantó un sujeto que había estado durmiendo todo el camino y se disponía a hablar con el chofer. El conductor le dice: “bájese aquí señor, ya nole daré otra vuelta más” y el hombre responde “no quiero bajarme, yo quiero vagar por la vida, porque ya no tengo razón de vivir”. Luego, el chofer detiene el móvil y dice: “te bajas ahora o yo nosigo mi recorrido”. Mientras tanto, nosotros mirábamos perplejos lo que ocurría y la otra gente reclamaba; hasta que finalmente el señor se bajó y empezó a gritar: “!libertad, al fin libertad!”. Nadie...
tracking img