Cuento checo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1629 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
En la región de México (y en otras partes)

(Apuntado más tarde en la crónica familiar por el propio autor y reescrito en el 82 cumpleaňos de Enrique Tomas de Litoměřice, sobrino de Enrique Tomas de México)

Durante las navidades, el conde me llamó y me informó de que me obligaba a acompaňarle. Mi agradecimiento no era muy grande, todo el otoňo anhelaba mi región querida y conocida, tambiéndeseaba ver mis padres – y todo esto era pospuesto por este viaje al futuro desconocido.
En la segunda mitad del mes de enero del aňo 1901, desde Viena, visité a mi padre enfermo, pero regresé con la esperanza de su curación, que posteriormente sucedió.
A los finales del enero partimos desde Viena, tras el Tirol y Suiza hasta París, donde nos alojamos en el hotel „La corte austriaca“.
En esteviaje participaron la pareja de condes, el consultor jurídico del conde el doctor Rauscher y la criada de la condesa la seňorita Marie Kandelárová. En París se unieron a nuestro grupo el príncipe Carlos Furstenberg, que era miembro del consulado austríaco en París y su tarea era influir en el gobierno mexicano de tal manera que se renovaran los contactos diplomáticos, que fueron interrumpidos trasel fusilamiento del emperador Maximilián.
En París nos quedamos tres semanas. Acudieron también los parientes cercanos de mi seňor, Rodolfo Khevenhuller (el hermano del conde), embajador de Bruselas, y luego el magnate húngaro Festetics con su esposa (la hermana de la condesa). Se quedaron todos hasta nuestra partida.
Visité y recorrí varios lugares monumentales como Versailles, Fontainebleau,el Louvre, la iglesia de Notre Dame, Madelaine. Consideré particularmente hermoso el mausoleo del emperador Napoleon Bonaparte en Los Inválides, vi colocados en las paredes abundantes trofeos, que el emperador rapiñó en sus múltiples batallas y que narran, como un recuerdo inmortal, las victorias y su genio estratégico.
También estuve en la torre de Eiffel, en los campos elíseos etc. Conocí encompañia del doctor Rauscher la vida nocturna parisiense (el hotel Moulin rouge y otros) y visité también el mesón checo local.
A finales de febrero partimos de París a Saint-Nezaire, la ciudad portuaria de la costa noroeste de Francia, donde subimos al vapor francés Lafayette y después de un viaje de diecisiete días llegamos felizmente a Veracruz, que es una ciudad portuaria en el golfo deMéxico.
El vapor Lafayette era ya una embarcación vieja, viajaban en ella unos 150 viajeros, la mayoría de ellos franceses y espaňoles. Durante nuestra travesía nos encontramos solamente con un vapor. Por dos veces avistamos desde la distancia tiburones, pero a menudo el vapor estuvo rodeado y acompaňado por grandes bancos de delfines, que esperaban los restos de la cocina.
Antes del golfo mexicanopasamos cerca de una isla que pertenecía al archipiélago de las Azores, de orígen volcánico. La isla emergía muy alto de la superficie marina y se observaban varias aldeas, con caminos bien arreglados se dirigían en las serpentinas hasta su punto más alto. Los prados verdes y frescos contrastaban vivamente con las casas blancas de los pueblos, que parecían estar pegados a esta altura.
Tres díasantes de llegar a Veracruz alcanzamos la isla de la Habana (Cuba), donde embarcaron el carbón necesario para nuestro viaje. El vapor se quedó aquí todo el día y toda nuestra compaňía bajó a tierra firme para visitar la isla.
En el puerto, por entonces, yacían los restos del naufragio del Meine, ya unos aňos antes la Habana fue arrebatada a los espaňoles por los americanos en un acto bélico. Por lamaňana recorrí a fondo no solamente la ciudad, sino también una parte de la isla. Fuimos con el coche que la condesa alquiló para nosotros.
La vegetación era tropical, pero el calor insoportable. Durante el viaje empecé a fumar el cigarro que me regaló el conde– producto original de la Habana, pero era tan fuerte que muy pronto tuve que tirarlo. Allí había muchos negros, y era una visión muy...
tracking img