Cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1516 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 22 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
20 julio
Un Cuento de Aquiles Nazoa... CUando la inteligencia vence a la fuerza, y la pone en ridículo.
El Perro, el Chivo y Los Tigres





En dos solares vecinos y separados por una pobre empalizada que les permitía hablarse todos los días, vivían de un lado un perro y del otro un chivo. El chivo se la pasaba suelto triscando en el corral; pero al perro, como era bravo, lo teníanencadenado.



Como el perro quería escaparse, se la pasaba hablándole al chivo de las cosas fabulosas que había fuera de sus corrales y lo sabroso que sería salir a correr mundo. Para tentarlo le decía que qué sabrosos deben estar ahorita esos montes verdecitos cubiertos por todas partes de cogollos tiernos y esas chivotas blancas comiéndoselos para ponerse bien buenamozas; que si qué bonitosse ven desde aquí aquellos cerros que deben tener esa tierra coloradita de bachacos.



El chivo escuchaba aquello y se le ponían esos ojotes, sobretodo cuado le hablaba de las chivas y de los bachacos, que son las dos cosas que más le gustan a un chivo en este mundo.



El perro lo sabía, y después de que le adornaba hasta hacerle agua la boca las pinturas de la vida que los dosllevarían por esos mundos si fueran libres, lo tentaba a tirar la parada diciéndole: - Lo único que usted tiene que hacer es soltarme a mí con los dientes y acompañarme.



Pero el chivo era muy cobarde y siempre se oponía a los planes del perro. Todos los días el perro le dedicaba la misma cantaleta, y aunque se le salían los ojos de las ganas que le daban, siempre le contestaba: -Uhm, mire, valeperro, todo eso que usted me cuenta es muy bonito, pero a mi me da mucho miedo salir. Por ahí hay mucho animal malintencionado.



A lo que el perro, que era muy bravucón, lanzaba tres gruñidos bien fuertes y le retrucaba con esos dientes bien pelados: -No hombre, no tenga miedo, vale chivo. ¿Usted cree que a mi me tienen esta cadena en el pescuezo por lujo? Es que hasta el amo me tiene elmiedo hereje, y por eso me recogió desde chiquito.



Otros días, cuando el chivo se encontraba más distraído comiendose un pedazo de trapo o buscando en el suelo a ver si encontraba una cueva de bachacos, el perro siempre con su idea en la cabeza, lo sorprendía a boca de jarro: -¿Que hubo vale chivo? ¿Se decide?



Y el chivo no contestaba enseguida, sino que se quedaba como siestuviera consultando con su conciencia, y después de mucho pensarlo le salía con lo mismo. - No, vale perro; todavía no. Yo voy a pensarlo un poco más.



Y pasaba un día y otro día, y pasaba el tiempo, y el perro seguía con su cuestión y el chivo no y no.



Hasta que, por fin, una tarde el perro parece que estaba más inspirado y logró convencer al chivo con sus historias y su labia.-Bueno, vale chivo -le dijo entonces el perro al chivo-, ya que estás decidido... quítame esta cadena.



El chivo le quitó la cadena al perro y los dos se fueron a correr mundo.



El perro iba escotero; no llevaba nada de bastimento; pero el chivo sí llevaba el hocico metido dentro de un morralito de maíz con las puntas amarradas de cacho y cacho. Ese es el "porsiacaso" de los chivos.Cuando se lo ponen parece que andan con una careta.



Camina que te camina, ya habían recorrido muchas leguas de sabana y la tarde estaba cayendo, cuando al desembocar en una ceja de monte, divisaron en el suelo una cabeza de tigre toda llena de sangre. Ver el chivo aquella cabezota y ponerse a temblar del miedo fue una. Y paticas pa qué te tengo, se echo a correr por esa sabana, y el perroatrás llamándolo hasta que por fin lo alcanzó, y trayéndolo por una oreja se puso a convencerlo: -No sea zoquete, hombre, ¿no ve que esa bicha es de tigre muerto que ni cuerpo tiene?



El chivo no se mostraba muy convencido, pero así y todo el perro logró hacer que recogiera la cabeza y la metiera en el morralito junto al maíz, y hecho esto siguieron su camino. -Usted va a ver que esa...
tracking img