Cuestiones no justiciables

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8492 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
http://www.newsmatic.e-pol.com.ar/index.php?pub_id=99&sid=1032&aid=5503&eid=5&NombreSeccion=Pol%C3%83%C2%ADtica&Accion=VerArticulo
________________________________________
Reflexiones sobre la doctrina de las cuestiones políticas no justiciables
________________________________________
Título:
Reflexiones sobre la doctrina de las cuestiones políticas no justiciables, a propósito de la"coalición" contra Irak
Autor:
Sagüés, Néstor P.
Fuente: LexisNexis Jurisprudencia Argentina, Doctrina, SJA 14/9/2005
SUMARIO:
I. Introducción.- II. El enunciado de una doctrina.- III. Sobre las bases ideológicas de la doctrina de las political questions.- IV. Las razones de una crisis.- V. El caso de la coalición contra Irak y su judicialización en Costa Rica. Los hechos.- VI. La sentencia dela sala Constitucional.- VII. Evaluación.- VIII. El recurso al "dato sociológico".- IX. Conclusiones
I. INTRODUCCIÓN
La sentencia de la sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de la República de Costa Rica, pronunciada el 8/9/2004, dictada en autos "Zamora Bolaños y otros", sobre acción de inconstitucionalidad, viene a plantear asuntos de sumo interés en cuanto a la evaluaciónjudicial del ingreso de Costa Rica a la "coalición" liderada por Estados Unidos, Inglaterra y España, entre otras Naciones, contra el régimen de Saddam Hussein. La sala Constitucional, en definitiva, dejó sin efecto aquella incorporación. Tal veredicto importa una verdadera revolución en la doctrina de las cuestiones políticas no justiciables (political questions).

II. EL ENUNCIADO DE UNA DOCTRINALa tesis de las political questions, o cuestiones políticas no justiciables, fue expuesta como doctrina tribunalicia -aparentemente, por primera vez de modo preciso- en el célebre caso "Marbury v. Madison" (1803) (1) . Nace, pues, en los albores mismos del control de constitucionalidad. En tal oportunidad el chief Justice Marshall aseveró: "La competencia de la Corte es, solamente, para decidirsobre los derechos de los individuos, no para inquirir cómo el Poder Ejecutivo, o los funcionarios del Poder Ejecutivo, desempeñan deberes en los cuales tienen completa discreción. Cuestiones en su naturaleza política, o las que, por la Constitución o las leyes, están sometidas al Poder Ejecutivo, nunca pueden ser decididas por este tribunal" (2) .

Es llamativo que una tesis tan importantehubiese sido proclamada con palabras tan simples y que tuviera tan buen suceso después. Las razones de ese éxito son diversas.

Por un lado, era una doctrina que convenía a casi todos: en primer lugar, a la Corte Suprema, que asumía o se arrogaba en esa misma sentencia una facultad que la Constitución no le daba (la revisión judicial de constitucionalidad de leyes y decretos), y que de esa manera,con sensible cautela (o astucia) política tranquilizaba al presidente y al Capitolio en el sentido de que ese autoasumido control judicial jamás perjudicaría las atribuciones "políticas" y privativas de los órganos fiscalizados por los jueces, autorrestricción que podía lograr de tal modo la aquiescencia o benévola aceptación (o, en el peor de los casos, un visto bueno a regañadientes) de losPoderes Legislativo y Ejecutivo al deslumbrante poder político que acababan de ocupar los tribunales.

En segundo término, la doctrina favorecía también al presidente y al Capitolio, que merced a ella adquirían una suerte de blindaje respecto de las posibles interferencias de los jueces en las competencias exclusivas o privativas de los primeros, vale decir, en las materias políticas que resultaban desu incumbencia, y que, casi siempre, eran las que más les interesaban.

En tercer lugar, la teoría de las cuestiones políticas no justiciables beneficiaba asimismo a los ciudadanos. Supuestamente, y según las ya citadas palabras de Marshall, en efecto, no afectaba el enjuiciamiento de los "derechos de los individuos" (otra parte de la sentencia "Marbury" repetía: "Los asuntos son políticos....
tracking img