Decena tragica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8986 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DECENA TRÁGICA Inicio de la Traición El movimiento infidente que venía preparándose para derrocar al presidente Madero estalla en la madrugada del 9 de febrero de 1913. De Tlalpan a Tacubaya simultáneamente, parten los rebeldes con rumbo a la ciudad de México. Los alumnos de la Escuela Militar de Aspirantes se apoderan del Palacio Nacional sin resistencia. De Tacubaya salen trescientos dragonesdel 1er. regimiento, cuatrocientos del 2 o y el 5o de artillería, y se dirigen al cuartel de la Libertad. Se les unen cien hombres más, y todos juntos se encaminan directamente a la Prisión Militar de Santiago TlaItelolco, donde el jefe del movimiento, general Manuel Mondragón, pide la libertad del general Bernardo Reyes, la que le es concedida en el acto. Seguidamente se dirigen a la Penitenciaríadel Distrito Federal donde es libertado el general Félix Díaz. Por otra parte, el ministro de Guerra y Marina, general Ángel García Peña, y el comandante militar de la plaza, general Lauro Villar, lograron llegar al Palacio Nacional y adoptando una actitud enérgica se impusieron a los soldados y aspirantes con una vibrante arenga, en la que condenaban el hecho antipatriótico que estabancometiendo. Como los sublevados conocían la disciplina militar y a la vez presenciaban el valor de aquellos dos respetables ancianos encanecidos al servicio de la Patria, se rindieron y quedaron reducidos a prisión. Entre tanto los generales Manuel Mondragón, Gregorio Ruiz, Bernardo Reyes, Félix Díaz y otros más, se dirigen rumbo a Palacio Nacional, pero en el camino tienen noticias de que algo ocurría enla Plaza de Armas. Para investigar lo que sucede, se adelanta el general Gregorio Ruiz, que al llegar al citado sitio es aprehendido y fusilado poco después.

Confianza frustrada El general Bernardo Reyes creyó conveniente seguir rumbo a Palacio con la seguridad de que el general Gregorio Ruiz lo esperaba, pero al llegar a la puerta central fue intimado a que se rindiera; como el grupo que leseguía continuaba avanzando, se entabló un combate en el que hasta el intendente de Palacio, Adolfo Bassó, personalmente disparó con una ametralladora. Es muerto el general Bernardo Reyes y herido el general Lauro.

Ataque a la Ciudadela En vista de lo que ocurría, los generales Félix Díaz y Manuel Mondragón se dirigen a tomar la Ciudadela. El jefe que la tiene a su mando, general Rafael Dávila,se opone a los intentos de aquéllos y ofrece alguna resistencia. Sin embargo, al poco tiempo es hecho prisionero. Los sublevados, de este modo, quedan dueños de la importante fortaleza.

El presidente Francisco I. Madero tuvo conocimiento desde las primeras horas de la mañana de lo que pasaba en el centro de la ciudad; sale del Castillo de Chapultepec, a caballo, escoltado por alumnos delColegio Militar. Se dirige al Palacio Nacional y en el trayecto se une a él la multitud, vitoreándolo. También se le unen algunos políticos y militares.

Aclamado por el pueblo Al llegar a la avenida de San Francisco, frente al Teatro Nacional, se escucha un tiroteo que sostienen federales y sublevados, y el señor presidente se ve precisado a refugiarse en la Fotografía Daguerre, ubicada en laavenida Juárez. Desde las primeras horas de aquel martes 11 de febrero, la actividad bélica asumió características de gran movilidad en todos los rumbos de la ciudad . En la misma Ciudadela, las azoteas están materialmente coronadas de fusiles que sostienen elementos militares y civiles, codo con codo, y que están perfectamente preparados para entrar en combate. Los jefes y oficiales que les mandan, nocesan de observar los movimientos que se distinguen perfectamente desde sus posiciones, entre los distintos puntos en que las tropas del gobierno están tomando posiciones para combatirlos.

Fuego de metralla En las calles que circundan La Ciudadela, se han ubicado varios puestos avanzados, emplazándose ametralladoras. En otro lugar de la ciudad está el hombre que tiene en sus manos, en cierto...
tracking img