Decreto de guerra a muerte

INTRODUCCION

El “Decreto de Guerra a Muerte” proclamado por Simón Bolívar, hasta el día de hoy viene a crear conflictos entre los historiadores en cuanto a su violencia y crueldad, pero mas a ya de eso el presente ensayo critico, pretende por una parte exponer la posiciones en conflicto, intentar dilucidar que era lo que en realidad quería Bolívar con este decreto, ya que como sabemosSimón Bolívar era un gran orador, y muchos de sus discursos contenían series de metáforas que apelaban al consiente colectivo, las consecuencias de este decreto y por que no al final presentar la opinión propia acerca de los móviles de bolívar para la emisión de este decreto.

Para lo cual se utilizaran fuentes en su mayoría artículos científicos de bases de datos en internet. Dándole a esteensayo un enfoque de método histórico y que sirva de cierta forma a contribuir con el conocimiento y análisis de este tan bullado “Decreto de Guerra a Muerte”.

El ensayo quedara estructurado en 3 partes, empezando con un poco de historia lo que nos permitirá conocer el contexto político y social al momento de emitir el decreto, posterior a esto en la segunda parte intentar esbozar losmóviles de Simón Bolívar para promulgar este decreto y culminando con la tercera parte donde se expondrán las reflexiones personales acerca de la naturaleza del decreto y de los móviles en la emisión de este. Además en forma de anexo se agrega el escrito del Decreto de Guerra a Muerte, para hacer más fácil el entendimiento del presente ensayo.

Un poco de Historia

Célebre documentodictado por Simón Bolívar y dado a conocer en la ciudad de Trujillo, el 15 de junio de 1813. La Proclama de guerra a muerte, fue la respuesta de Bolívar ante los numerosos crímenes perpetrados por Domingo de Monteverde, Francisco Cervériz, Antonio Zuazola, Pascual Martínez, Lorenzo Fernández de la Hoz, José Yánez, Francisco Rosete y otros jefes realistas luego de la caída de la Primera República.La matanza de los republicanos por parte de los jefes españoles llegó a extremos tales de provocar el rechazo de personajes adictos a la causa monárquica. Uno de ellos fue el abogado Francisco de Heredia, oidor y regente de la Real Audiencia de Caracas, quien pidió en distintas formas que cesaran las ejecuciones, lo cual no sucedió. Según el testimonio del propio Heredia relatado en sus Memorias,un fraile capuchino de las misiones de Apure que actuaba como uno de los partidarios de Monteverde, exhortó en una ocasión «... en alta voz a los soldados, de siete años arriba, no dejasen vivo a nadie...» Bolívar en su Campaña Libertadora de 1813 recibió información de la consumación de hechos como el relatado por Heredia, lo que le llevó a expresar el 8 de junio en Mérida: «Nuestro odio seráimplacable y la guerra será a muerte».[1]

Al pronunciamiento de Bolívar del 8 de junio siguió la proclama el 15 de junio en Trujillo del Decreto a muerte[2] el cual termina de la manera siguiente: «...Españoles y canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de Venezuela. Americanos, contad con la vida, aun cuando seáisculpables»[3]. En una primera instancia esta manifestación fue considerada por Bolívar como ley fundamental de la República, que luego ampliaría y ratificaría en el cuartel general de Puerto Cabello, mediante una proclama del 6 de septiembre del mismo año 1813, acto que según algunos historiadores puede ser considerado como un «Segundo Decreto de Guerra a Muerte». Posteriormente, cuando en el segundosemestre de 1813 aparecen en escena José Tomás Boves y Francisco Tomás Morales, la matanza se hace más intensa por parte de los realistas y la respuesta de los republicanos es radicalizar la aplicación de la «guerra a muerte». Derivado de esto se produjo la ejecución de los presos españoles y canarios de Caracas y La Guaira ordenada por Bolívar en febrero de 1814. En este último año la «guerra a...
tracking img