Demencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2602 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Presentación del caso

La paciente M.C., de 58 años, viuda, licenciada en Ciencias de la Educación aunque ya jubilada, llega hoy a la consulta acompañada de su único hijo, E.C. Muestra un estado emocional normal, aunque parece algo confusa y reacia a hablar con el psicólogo, puesto que al parecer ha sido traída en contra de su voluntad. Su hijo cuenta que hace nueve meses aproximadamente que lapaciente presenta una conducta extraña, sobretodo al expresarse verbalmente. Dice que si bien no tiene dificultades para utilizar objetos de la vida cotidiana (es capaz de cocinar, hacer labores de la casa, hacer punto y otras actividades motrices e intelectuales), si las tiene a la hora de nombrar los objetos, tanto los que le resultan extraños como los que forman parte de su vida cotidiana.Al principio sólo ocurría al utilizar palabras raras o no muy frecuentes (esternocleidomastoideo, otorrinolaringologo, ingeniero, seudónimo, cloroformo), y sólo en muy raras ocasiones, casi puntuales, por lo que apenas le llamó la atención. No obstante, un par de meses después empezó a ocurrir más a menudo y el fenómeno fue a más, de forma que empezó a decir algunas palabras queriendo decir otras(por ejemplo, para pedir el pan dice “Pásame la patata”; para pedir unas tijeras dice “Dame el rastrillo”; para pedir que se cierre la ventana pide que “se cierre la puerta”). Al mismo tiempo, empezó a tener problemas en el entendimiento oral y empezó a tener dificultades al leer palabras largas o poco conocidas. El principal problema lo tenía con el significado de sustantivos, pues era capaz deformar oraciones correctamente estructuradas y no tenía problemas a la hora de conjugar verbos y hacer que concordaran el género y el número de los adjetivos con el de los sustantivos. Las habilidades matemáticas permanecieron intactas, pues era capaz de calcular cuánto iba a costarle la compra del día, pese a que la lista de la compra estaba un poco cambiada (a veces apuntaba la categoría de loque quería comprar, como escribir “fruta” en lugar de “naranja” o “bebida” en lugar de “agua”, y otras veces apuntaba otra palabra perteneciente a la misma categoría, como “gambas” en lugar de “mejillones” o “cerveza” en lugar de “vino”). Tampoco parecía mostrar déficits a la hora de contar algo que le había pasado tiempo atrás, tanto si era un hecho de su niñez como si se trataba de algo que lehabía ocurrido el día anterior, a pesar de que cambiara algunas palabras que hicieran que sus relatos parecían un poco extraños, y tampoco tenía problemas procedimentales, pues era capaz de recordar recetas de cocina de memoria y de seguirlas para cocinar, pese a que nombraba cada ingrediente con un nombre distinto.

Debido a que la paciente ya tiene una edad avanzada, el hijo atribuyó estassituaciones como “cosas de la vejez”, ya que parecían despistes sin importancia, pero poco después descubrió que no era así. Con el paso del tiempo aumentaron aún más sus dificultades con el lenguaje, de manera que su vocabulario se restringió aún más. Por ejemplo, a todos los animales que veía, fuera en directo, en la televisión o en una revista, los nombraba como “perro” o “gato”, y lo mismo ocurrióen otros ámbitos (todas las plantas eran “geranios”, todos las joyas estaban hechas de “oro”, todas las frutas eran “manzanas” o “peras”). Llegó un momento en que para nombrar un determinado objeto utilizaba otra palabra totalmente distinta, casi de manera aleatoria (para pedir que se cierre la puerta pide que “se cierre el teléfono”, para pedir que se apague la televisión dice que “se apague elcaballo”, para decir que le duelen los pies se queja de que “le duelen las maletas”). Las habilidades matemáticas permanecieron intactas, a pesar de todo, pues seguía siendo capaz de calcular con total exactitud cuánto se iba a gastar en la compra del día, a pesar de que la lista de la compra había pasado a no tener ningún sentido (en ella se decía que hacía falta comprar “un kilo de martillo”,...
tracking img