Docencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9989 palabras )
  • Descarga(s) : 18
  • Publicado : 22 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Entran drogas a escuelas en manzanas y dulces huecos.
Por Jacqueline Rico Dueñas
Cientos de calles los separan, los niveles sociales y económicos entre sí son aún más distantes, jamás se han conocido, pero enfrentan la misma batalla: controlar su adicción a las drogas.
Sin alcanzar la mayoría de edad, lo que les vendieron como el “maravilloso mundo de las drogas” ahora los consume lentamente.Su olor es insoportable. Lleva el vómito seco en sus ropas. Tiene semanas vagando en las calles, urgido por comprar más pastillitas de colores que lo hagan olvidar su realidad. Se arriesga a robar los espejos de una camioneta, lo que ocasiona su detención.
Así es como los padres de Marco volvieron a encontrar a su hijo hace casi un año, aunque ya están acostumbrados pues no es la primera vez quesucede.
El camino ya lo saben: ingresarlo de nuevo a una clínica de rehabilitación, a la que ha acudido decenas de veces a terapias de desintoxicación y psicológicas. Ahora otra vez tienen la esperanza de que salga adelante y pueda terminar la pesadilla.
Desde hace meses Marco, de 17 años, lucha por no caer nuevamente en la tentación de las drogas, que conoció entre sus amigos de la secundariay empezó a consumir por “ocio”, según relata, pues aunque sus padres le han brindado lo mejor siempre se sentía solo, aburrido y abandonado.
La historia es la misma. Inició en el mundo de las drogas porque unos amigos empezaron a regalarle pastillitas de colores, de las llamadas “tachas”, pero después también llegó a su vida la cocaína, que conoció por una chica que fue su novia y juntos sedrogaban cultivando la adicción y el inicio del calvario que ha vivido.
Los padres, ambos abogados, con buena posición económica, aunque sufren la situación por la que su hijo atraviesa no se sienten culpables, ya que finalmente creen que le dieron todo pero no se daban cuenta que utilizaba el dinero para comprar drogas.
A los 13 años las conoció. Sus padres lo descubrieron un año después de suadicción por una sobredosis que casi le quita la vida, y desde entonces luchan los tres por salir de ese problema, aunque ha recaído varias veces. Marco siente que ahora sí podrá salir de ese infierno en el que ha caído constantemente.
En otro extremo de la ciudad, en el oriente, Nicolás, de 16 años, no tiene padre, vive con su abuela y su madre que es obrera, le encanta la música de Jimi Hendrix y deMetallica, por eso usa ropa rockera y lleva el cabello muy largo.
Las drogas lo alcanzaron a los 14 años cuando cursaba la secundaria. El primer contacto con ellas también fue por amigos, quienes lo iniciaron con probaditas de marihuana que lo hacían olvidar el rechazo que siempre ha tenido de su madre.
Su abuela, quien lo ha protegido y cuidado, fue quien lo descubrió drogándose una tarde enla azotea del edificio donde vive. Fumaba marihuana para vibrar y disfrutar al máximo la música de heavy metal que lo hacía olvidar el rechazo de su madre, según dice.
Con sus amigos se reunía para fumar marihuana o inhalar solventes, que compraba con las ganancias que obtenía de la venta de discos piratas y tocadas de rock que organiza.
En esas fiestas es común conseguir las drogas, queacompañaba con bebidas energéticas y alcohol para sentir que volaba en un mundo ideal, pero inmediatamente cayó en la adicción contra la que hoy lucha.
Mientras Nicolás se adentraba en el mundo de la marihuana y los inhalables, su abuela no sabía qué hacer, no entendía el cambio abrupto del nieto y llegó a sentir miedo de vivir con alguien tan rebelde y agresivo, que ya le resultaba un extraño.Angustiada, la abuela de Nicolás acudió a pedir apoyo a la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de México (UNAM), donde recibe terapias desde hace un año.
La indeferencia que Nicolás ha sentido de su madre desde que tenía un año de edad, etapa en la que perdió a su padre, continúa mientras lucha contra la necesidad de drogarse.
El jefe delegacional en Iztapalapa, Horacio Martínez Meza,...
tracking img