Dogras adolcentes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7743 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 4 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Adolescencia y uso indebido de drogas

1. Presentación
2. Introducción
3. Características Generales de la Adolescencia
4. El Adolescente y la Familia
5. El Adolescente y sus Pares
6. El Adolescente y la Escuela
7. El uso indebido de Drogas
8. Algunas formas de adicción
9. Drogas de mayor consumo
10. Rehabilitación
11. Alcoholismo
12. Tabaco
13.Bibliografía y fuentes de consulta

Presentación:
La presente monografía tiene básicamente como objetivo la prevención de las adicciones. Éstas representan uno de los problemas más alarmantes de nuestro tiempo, ya que son causa de graves daños para la salud.
El camino de la dependencia es largo y sinuoso. Al comienzo se recurre a la droga esporádica-
mente y puede dejarse de consumir.Luego sin saber cómo se convierte en adicto; comienza el abuso hasta su tolerancia y padecen el síntoma de abstinencia. Así llega a la etapa final, la depen-
dencia .
Preparar a nuestros alumnos para un mundo sin drogas sería maravilloso, una gran ilusión, pero lamentablemente lo importante es ayudarlos para que con fortaleza puedan enfrentar un mundo con drogas.

.- Introducción
El usoindebido de drogas y la predisposición de los jóvenes a caer en ello es una realidad que nos concierne como integrantes de una sociedad que tiene esta conflictiva entre otros emergentes. Recordemos que como docentes somos responsables no sólo de transmitir cultura, sino también de actuar como agentes de salud en la comunidad educativa.
Este delicado tema que nos ocupa, suele quedar contaminadopor prejuicios, falsos conceptos y creencias que implican la intervención sobre la realidad de las situaciones que se presentan durante la experiencia docente.
Dado que el problema del Uso Indebido de Drogas es de complejas características, convine perfilar el enfoque, el conocimiento y el abordaje que de él se hagan para facilitar las estrategias a seguir comprometiéndose en actividadesconcretas que tiendan a la prevención en sus diferentes niveles: primarios, secundario y terciario; éste último, como sabemos, implica la rehabilitación, en la que si bien el docente tiene menores posibilidades técnicas, es factor socio-afectivo de importantísima relevancia para la feliz recuperación de los adolescentes que requieran atención especializada.
Una de las aproximaciones prejuiciosasrespecto al uso indebido de drogas es la de considerar que se trata de una enfermedad con características tanto causales como de evolución definida, lo cual no sólo simplifica y agota las posibilidades de ampliar la compresión y el compromiso con el problema, sino que conlleva a negar en gran parte la participación del docente por considerar, erróneamente, que, el conflicto atañe a laindividualidad del “enfermo”, y a su ámbito familiar y por lo tanto de su historia personal y/o hereditaria.
Esto implica el peligro de aislar, marginar al joven adicto y su problemática, asumiendo una actitud de protección reactiva del resto de los jóvenes que aún no “hayan entrado” en el uso indebido de drogas. Con esto nuevamente se desconoce que tanto los jóvenes adictos a drogas como los expuestos aellos, por estar inmersos en una sociedad en la que el problema es una realidad ya instalada, precisamente son representantes de una crisis social que abarca un ámbito mayor que el de la individualidad y que no sólo se constituye en una problemática local sino que tiene emergencia mundial.
Hay que considerar tres grandes factores causales que interactúan permanentemente cuando se da un caso deadicción. Es innegable que hay aspectos que conciernen a la personalidad del joven en cuestión, quien es portador de una historia tan suya que es por tanto única y que de algún modo explica por qué de una misma familia no todos los miembros fueron, son o serán adictos a las drogas. La persona que entra en el uso indebido de drogas pertenece a un grupo humano básico como es la familla que también...
tracking img