Dsadas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (915 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto

Amarillismo de mercado

¿Medios de comunicación serios? ¿Medios de comunicación amarillos? La proliferación local de lo que se ha dado en llamar telebasura tal vez valga una reflexión yla primera que surge a la vista es que ni siquiera este gran teatro gratuito de la miseria humana con que los medios nos obsequian a diario es patrimonio nacional.
Vivimos en un mundo en el quepor primera vez en la historia el sistema de valores que prevalece no sólo es estrictamente económico sino que ha reducido a los museos todo aquello que tenga que ver con el espíritu. En palabrasdel escritor francés George Steiner, es al mercado al que le debemos que personajes corno Madonna o Maradona hayan sido elevados a la categoría de dioses de esta hiperkitsch cultura planetaria.Pero la gran prensa moderna, cuya característica es estar al servicio de los hechos más que de los ideales, la información es una mercancía que se vende buscando un público cada vez mayor. Estoexplica que lo que presentan los medios comprometidos en una feroz competencia comercial, no pueda evitar un sensacionalismo que aparece teñido de neutralidad y cuya principal consecuencia es la prácticadesaparición de la frontera entre los medios serios y los amarillos.
La polémica sobre la telebasura se extiende hoy a todos los países del cacareado Primer Mundo. Mientras en Inglaterra TheGuardian se lamenta de que el sonado traspié del actor Hugh Grant con la prostituta Divine Brown haya ocupado la módica cifra de 445 centímetros en la prensa, el Washington Post sostenía, no hacemucho y sin renegar de sus principios como prensa seria, que sin tabloides como el National Enquirer, los norteamericanos no se hubieran enterado nunca de quién era realmente Dick Morris, el todopoderosoestratega en comunicación del presidente Clinton (quien llevaba una triple vida con su señora, una chica de vida ligera de Virginia y una amante tejana con la que llegó a tener un hijo. Desde esta...