Eco p hist

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2098 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Bahro comienza su ensayo con la siguiente descripción: lo que Marx y Engles habían previsto para Europa a fines del siglo XIX en torno a la revolución del proletariado, es algo que se ha modificado totalmente en el transcurso del siglo XX. Como lo bien lo marca, hay un desplazamiento de “Occidente” a “Oriente” en torno a los procesos revolucionarios, en virtud del devenir histórico de ese siglo,de la consolidación del mercado capitalista a nivel mundial. Esta expansión del sistema capitalista, y esta es una de las principales tesis de Bahro, lleva sus contradicciones a un nivel distinto del imaginado por los fundadores del marxismo: las contradicciones no se expresan desde la interioridad misma del sistema (es decir, como se producen sus crisis inmanentes) sino sus contradiccionesexternas. El capitalismo, en su propio desarrollo, desata contradicciones que marcan una desigualdad entre Occidente y Oriente, generando la dependencia del segundo con respecto al primero. Esta situación es la que generó las revoluciones en Oriente antes que en Occidente. El ejemplo que él está poniendo, por antonomasia, es la Revolución de Octubre (siempre ayudándose con las teorías del Leninanterior a la Revolución de Octubre). Suscribe su tesis del siguiente modo: “La revolución de Octubre fue la primer revolución anti-imperialista en un país que, aun habiendo comenzado su propio desarrollo capitalista, era aun predominantemente pre-capitalista, de estructura económico-social medio feudal medio asiática” (pag. 52). Según Bahro, la Revolución de Octubre es la implosión del sistemacapitalista mundial por su eslabón mas débil (algo que ya había marcado claramente Lenin). Es desde la situación de dependencia que surge el estallido revolucionario, de la desigualdad Occidente-Oriente generada por las contradicciones “externas” del capitalismo. Así, nos dice Bahro, la Revolución Rusa es ante todo una revolución anti-imperialista, es una ruptura de su situación de dependencia por unavía no capitalista. Y es esta situación originaria la que condicionara el posterior desarrollo de su socialismo (o vía no capitalista). Es por este motivo que Bahro quiere hacer una historia del desarrollo y devenir histórico de Oriente, mostrando cuales fueron sus especificidades para el posterior estallido revolucionario y la vía no capitalista de desarrollo1. Es decir, la estrategia del autores ver desde el origen la situación que produce la particularidad revolucionaria de estas sociedades, en especial de la rusa2.
Las sociedades donde se puede observar el modo de producción asiático, es decir, Asia, África, América precolombina, tienen una dinámica distinta de la propiedad privada, donde no hay un privilegio por ella como en la historia europea. Desde esta perspectiva, vemos undevenir histórico distinto entre la sociedad europea y lo que no es Europa, y que condiciona el posterior desarrollo de ambas en la sociedad capitalista a escala mundial. Bahro cita a Marx y Engles con respecto a la opinión que les merecía Oriente y la penetración capitalista allí, y su visión del “progreso”. Para Marx y Engels esa penetración implicaba el progreso del continente atrasado, esdecir, el nacimiento de las modernas relaciones de producción capitalistas. Bahro quiere corregir esta postura en vistas a lo que sucedió en el siglo XX: Oriente expulsa ese tipo de desarrollo e inicia sus propias revoluciones. Dice: “La historia ha corregido decisivamente esta inicial prognosis marxista” (pág. 50). Según Bahro, Marx y Engels se habrían equivocado en su diagnóstico en torno a lavisión del progreso capitalista por fuera de Europa. Oriente, a lo largo del siglo XX, asimila su propio desarrollo, y por una vía no capitalista. Occidente no solo no ayudó a su progreso, sino que lo sumió a una relación de dependencia. La reacción termina siendo la revolución como autoafirmación de Oriente contra el Occidente imperialista. Bahro concluye: el marxismo, en el siglo XX, ha virado...
tracking img