El amor de jesus en el corazon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4578 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“El amor de Jesús en el corazón”

Ruben Fonseca[1]

Una niña de doce años de edad fue encontrada muerta por excursionistas en el bosque de Tijuca, en un lugar no muy alejado del Alto de Boa Vista. Había sido estrangulada, se encontraron vestigios de semen en su ropa, su braguita había desaparecido, pero no había ocurrido estupro. Los peritos de la policía calcularon que la niña había muertoalrededor de cuarenta y ocho horas antes. A unos dos kilómetros del lugar donde fue encontrado el cuerpo había un colegio para niñas pobres, mantenido por monjas. Los detectives Leitãio y Guedes fueron al colegio y supieron que una alumna había desaparecido dos días antes. Maria de Lurdes Gomes, o Lurdinha, como era conocida la muerta entre sus compañeras, estudiaba y vivía en el colegio. Era unaalumna rebelde, a quien no gustaba la disciplina exigida por las monjas, se negaba a trabajar en la cocina, en la huerta o en el taller de costura. Las monjas creían que habría huido, como siempre amenazaba que lo haría. Su ausencia había sido notada a la hora de la comida.

¿Tienen ustedes alguna foto de la niña?", preguntó Leitãio. Las monjas trajeron una fotografía, que los policías mirarondurante algún tiempo.

¿Dónde está la capilla?", preguntó Leitãio.

Una monja llevó a los dos policías a la capilla del colegio. El recinto tenía algunas hileras de bancos toscos de madera y un altar con la figura de Cristo en una cruz. Leitãio fue hasta el altar, hizo la señal de la cruz y se arrodilló. Guedes quedó de pie, mirando las paredes sucias y descascaradas de la capilla, mientras sucolega rezaba. Al fondo, la monja asustada espiaba en silencio a los policías.

Leitãio rezó algún tiempo, se levantó, volvió a persignarse. Los dos policías salieron de la capilla.

“Le pedí a Jesús por el alma de la víctima y que me iluminara y me diera fuerzas para atrapar al asesino", dijo Leitãio a la monja. La monja intentó decir alguna cosa, pero no consiguió hacerlo.
"Nos gustaríahablar con la encargada", dijo Guedes.
"Madre superiora", corrigió Leitãio.

Los policías fueron llevados a la oficina de la madre superiora, una mujer vieja y ligeramente sorda a quien dieron la noticia de que María de Lourdes había sido asesinada. La madre superiora respondió molesta las preguntas de los dos tiras. La niña no tenía parientes, una institución con la cual las monjas mantenían unconvenio la había encaminado, al colegio; todo el trabajo era realizado por las alumnas y por las monjas; los abastecimientos eran comprados en un supermercado de Tijuca y entregados por un empleado de nombre Eleutério. Era el único hombre que entraba al colegio.

"¿Plomero? ¿Electricista? ¿Carpintero?", preguntó Guedes.

Las mismas monjas hacían esos trabajos.

"¿Pintor?"

Hacía años quelas paredes no se pintaban. No había dinero para eso.

Leitãio y Guedes escribieron en un papel sus nombres y el teléfono de la delegación y pidieron a la madre superiora que telefoneara en caso de que notara cualquier cosa extraña que ocurriera en el colegio; agregaron que volverían en otra ocasión.

Fueron al supermercado. Eleutério había salido a hacer una entrega. Los policías esperaron. Unmoreno fuerte, de unos cuarenta años, llegó en el triciclo de las entregas. El gerente les dijo que aquél era el hombre que buscaban.

"Somos de la policía. Acompáñanos a la delegación", dijo Leitãio.
"¿Hizo alguna cosa?", preguntó el gerente.
"Sólo queremos conversar con él", dijo Leitãio. Subieron al carro de la policía.
"¿Eres católico?", preguntó Leitãio.
"Sí, señor."
"Sí señor,¿qué?", dijo Leitãio.
"Quiere saber si vas a la iglesia los domingos. Si eres católico practicante", dijo Guedes.
"Sí, señor."
"Y el viernes vas al candomblé, ¿verdad?"
"Sí, señor."
"Otro católico macumbero", dijo Leitãio. "Escúchame, ciudadano, un católico no va a la macumba."
"Leitãio, lo estás confundiendo."
"¿Te parecen bonitas las niñas del colegio?"
"Sí, señor."
"Leitãio, me estás...
tracking img