El ateismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2607 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Contextualización
Rasgos de la crítica postmoderna a la religión.
El pensamiento postmoderno, en cuanto declara el fin de todo proyecto y normativa histórica totalizante, no solo es un enemigo frontal de la modernidad, sino también de cualquier otro donde aparezca la pretensión de sentido global y de orientación general de la vida.
La postmodernidad es una forma de ateísmo nihilista que nopretende reapropiarse nada, y por eso mismo representa el rechazo máximo de Dios y la religión.
La postmodernidad recoge la bandera nihilista izada por Nietzche y declara ya el momento de tomar en serio la muerte cultural, conceptual, de Dios. No se trata de un ateísmo cualquiera o de la irreligiosidad sin más, sino de la desaparición de Dios y su rastro.
Hasta ahora, el ateísmo clásico que podíavenir representado por Feuerbach, Marx y Freud, trataba de disputar a Dios un espacio, unos valores y una libertad que precisamente su afirmación parecía negárselos al hombre. El ateo negaba a Dios para afirmar un proyecto de hombre. La esencia alienada del hombre era reivindicada en el rechazo a Dios. A la centralidad excluyente de Dios le venía a sustituir la no menos excluyente de hombre. Elateísmo clásico representaba la reacción humanista frente a la concepción alienante de Dios y de la religión. Pero este ateísmo humanista estaba guiado por un proyecto: unos ideales de cultura y de sociedad donde el hombre fuera realmente el responsable de su construcción. Para ello el énfasis en la razón, sobre todo científica, y en la organización racional de la sociedad, y en la política comocamino hacia una mayor libertad y emancipación del hombre y hacia una sociedad más justa, solidaria e igualitaria.
El giro postmoderno significa el abandono y confrontación con este humanismo moderno. Para el pensamiento postmoderno "la muerte de Dios" representa a la vez, la liquidación del humanismo. Accedemos a través de la "muerte de Dios" al descubrimiento de la inexistencia de fundamento algunodonde asentar nada, llámese realidad, mundo, historia, razón, sentido..., o cualquiera de las grandes palabras que, a su vez, sostienen a otras no menos importantes, como libertad, justicia y verdad.
Tres son, por tanto, los nuevos rasgos de este ateísmo postmoderno:
a) No es un ateísmo de reaprobación. Frente al ateísmo clásico que buscaba en la eliminación de Dios la entronización del hombre,lo propio de la postmodernidad es no querer heredar nada con la "muerte de Dios". No se le arrebata al creyente nada para devolvérselo. No se trata de expropiaciones o restauraciones en nombre de un proyecto humano para el que la fe sería un obstáculo.
b) No es un ateísmo humanista. No es la muerte de Dios para glorificar al hombre. No se sustituye a Dios por el hombre. No se busca elevar a este"pequeño dios" que es el hombre. Ni tampoco se busca defender los valores humanos sustraídos a nuestra cultura, a nuestra sociedad o a nuestro tiempo por alguna institución (Iglesia) o alguna clase (aristocrática o burguesa).
c) El ateísmo postmoderno es un nihilismo positivo. Siguiendo a Nietzche, entienden que la "muerte de Dios" y la desvalorización de los valores supremos abren vertiginosaspotencialidades. Sin Dios, se trata ahora de buscar sentido en la pérdida de sentido. Ver la existencia desfundamentada como "chance". Es el nihilismo como valor, como ocasión para elegir y dar valor a las cosas.

Postmodernidad y el Dios cristiano
La actitud postmoderna postula una y otra vez una apertura a la realidad, manantial de la vida y del ser, que juzga cerrado por el conceptualismo yla logificación moderna. Hay una defensa de la vida, de su inagotabilidad e inefabilidad, constreñida, atada, por los lazos del dominio estrecho de lo racional. Contra este encadenamiento desecador se alza la cruzada postmoderna antimetafísica y anti-fundamentadora. Pero en la mayoría de los escritos de los autores postmodernos, laten unas expectativas cuasi místicas ante la realidad vivida...
tracking img