El barril del amontillado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (878 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuando llegó el insulto, juré vengarme. No solamente tenía que castigar, sino castigar impunemente. Una injuria queda sin reparar cuando su justo castigo perjudica al vengador. Es preciso entenderbien que ni de palabra, ni de obra, di a Fortunato motivo para que sospechara de mi buena voluntad hacia él. Fortunato tenía un punto débil, aunque, en otros aspectos, era un hombre digno de todaconsideración, y aun de ser temido. Se enorgullecía siempre de ser un entendido en vinos. En pintura y piedras preciosas, Fortunato, como todos sus compatriotas, era un verdadero charlatán; pero en cuanto avinos añejos, era sincero. Me acogió con excesiva cordialidad, porque había bebido mucho. Una tarde, casi al anochecer, en plena locura del Carnaval, encontré a mi amigo. Me acogió con excesivacordialidad, porque había bebido mucho. El buen hombre estaba disfrazado de payaso. Llevaba un traje muy ceñido, un vestido con listas de colores, y coronaba su cabeza con un sombrerillo cónico adornadocon cascabeles. . -Querido Fortunato -le dije en tono jovial-, éste es un encuentro afortunado. He recibido un barril de algo que llaman amontillado, y tengo mis dudas. Después de un momento y sin darletiempo a que mi víctima pudiera pensar demasiado, proseguí: -Preveo que tiene usted algún compromiso—arriesgué a decir---. Luchesi...podría ayudarme con el barril........Además, amigomío............las bodegas son terriblemente húmedas; están materialmente cubiertas de salitre. No importa el frío. ¡Amontillado! Le han engañado a usted, y Luchesi no sabe distinguir el jerez del amontillado.Diciendo esto, Fortunato me tomó ió del brazo. Los criados no estaban en la casa. Bajé delante de él una larga y tortuosa escalera, recomendándole que adoptara precauciones al seguirme. El andar de mi amigoera vacilante, y los cascabeles de su gorro cónico resonaban a cada una de sus zancadas. ¿Está más allá -le contesté-. Pero observe usted esos blancos festones que brillan en las paredes de la...
tracking img