El barrilito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1649 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El barrilito
[Cuento. Texto completo]
Guy de Maupassant
El señor Chicot, dueño de la posada de Epreville, detuvo su tartana delante de la finca de la señora Magloire. Chicot era un hombrón rayando en la cuarentena, coloradote, panzudo y con fama de malicioso.
Ató el caballo a un poste de la valla y entró en el patio. Poseía unos campos contiguos a los de la vieja y deseaba ensanchar suposesión. Veinte veces había propuesto la compra; pero la señora Magloire se negaba obstinadamente a formalizar ningún trato.
-He nacido aquí, y aquí moriré -decía ella.
Aquel día la encontró mondando papas en el umbral de la puerta. Con setenta y dos años cumplidos, era seca, rugosa, encorvada, pero infatigable como una moza. Chicot, afectuosamente, le dio unos golpecitos en el hombro, y despuéstomó asiento junto a ella en una banquetilla.
-¡Magnífico! ¿Cómo estamos de salud?
-No estoy del todo mal. ¿Y usted, señor Próspero?
-Sin unos dolorcitos que de cuando en cuando me importunan, estaría perfectamente.
-Hay que conservarse.
Y no dijo más la vieja. Chicot la veía pelar papas. Sus dedos encorvados, nudosos, duros como patas de cangrejo, agarraban a manera de pinzas cada papa,haciéndola girar vivamente y sacándole tiras largas de la piel con un viejo cuchillo que sostenía en la otra mano. Y a medida que las mondaba, las iba echando en un cubo de agua. Tres gallinas se acercaban hasta sus pies para recoger las mondeduras; luego corrían, alejándose y llevando en el pico su botín.
Chicot parecía inquieto, ansioso, no sabiendo cómo decir lo que deseaba. Al cabo seatrevió:
-Oiga usted, señora Magloire.
-Diga. ¿En qué puedo servirle?
-¿Con que no se decide usted a venderme la finca?
-Eso no. Si no le traen otras intenciones, pierde usted el tiempo en venir. Es inútil que me hable usted de semejante cosa.
-Es que yo he pensado una forma de arreglar el asunto a gusto de los dos.
-Y ¿cómo? Vamos a ver.
-Muy sencillamente. Yo le compro a usted la fincay usted la conserva como si no la hubiese vendido. ¿Comprende? Se lo voy a explicar ahora mismo. Escuche.
La vieja dejó de pelar papas y clavó los ojos en el posadero. Este prosiguió:
-Yo le doy a usted ciento cincuenta francos mensuales. Fíjese bien; cada mes vengo yo en mi tartalina para traerle ciento cincuenta francos. Y todo sigue como está. Ni yo le pido nada, ni deja usted de ser dueñade todo. Continúa usted viviendo en su casa sin ocuparse de mí; lo mismo que ahora, que no me debe nada. Usted no hace más que coger mi dinero todos los meses. ¿Qué tal?
Y la miraba muy alegre, de buen humor.
La vieja lo miraba también con desconfianza, temiendo un engaño. Y preguntó:
-Y ¿por qué me da usted a mí ese dinero, si yo no le doy la finca?
Él insistió:
-No se preocupe ustedahora de eso. Usted será dueña de su casa mientras Dios le dé vida. Solamente me firmará un documento ante notario, para que después de su muerte disfrute yo de la finca. Usted no tiene hijos, y sus parientes no le interesan mucho. ¿Qué más da que la hereden ellos o que la herede yo? ¿Conviene? Lo dicho: usted disfruta, mientras viva, de su hacienda y, además, de ciento cincuenta francos, que mecomprometo a darle mensualmente. Para usted es todo ganancia.
La vieja quedó sorprendida, inquieta, interesada en el asunto, y replicó:
-No lo niego. Pero necesito pensarlo un poco. Vuelva usted dentro de ocho días, y hablaremos otra vez.
El posadero se fue satisfecho, como un rey que acaba de conquistar un imperio.
La señora Magloire quedó pensativa, no conciliando el sueño en toda la noche.Durante cuatro días casi tuvo fiebre. Oliscaba un engaño en el fondo; pero la idea de recibir ciento cincuenta francos todos los meses, la rica plata que recogería, como si cayera del cielo en su delantal, sin trabajo alguno, espoleaba su deseo.
Fue a ver al notario para consultarle aquello y el notario le aconsejó que aceptase la proposición de Chicot, exigiéndole doscientos cincuenta...
tracking img