El candidato

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1031 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Personajes

D. Carlos: Padre de la nena: 50

Jorge: 23: el candidato

Decorado: la sala de la casa de D. Carlos



D. Carlos: Bueno... pase... pase, por acá... bien, siéntese allí... No, en ese sillón no, ese lo uso yo. Siéntese en esa silla. (Aire descortés siempre)

Jorge: Gracias.

D.Carlos: ¿Qué me agradece...?

Jorge: Y...la silla...

D.Carlos: (Desabrido) ¿Y por eso "gracias"? No se la regalo, solo le digo que se siente.

Jorge: Bueno... desde luego... ejem... yo no presumía que me regalara ninguna silla y...

D. Carlos: ¡Bueno! Si vamos a estar acá hablando de sillas y qué sé yo... ¿No le parece que perdemos tiempo...? Soy un hom­bre muy ocupado y... ¿entiende?

Jorge: Bien... mehe atrevido a venir a esta casa...

D. Carlos: (Descortés siempre) ¡Sin preámbulos, sin preámbulos, por favor!

Jorge: Bueno. Se trata de su hija.

D. Carlos: ¿Sí ...? ¿Y qué...? ¿O me va a venir a contar que tengo una hija? Ya lo sé. Lo sé desde hace 17 años y unos meses. ¿Y bien...? ¿Qué hay con ella...?

Jorge: Pues pasa que... bueno. Creemos que nos queremosy...

D. Carlos: ¿Uds. creen...? ¿Y bien...? ¿Qué quiere...? ¿Que le saque yo de la duda?

Jorge: ¡Es que no hay ninguna duda!

D. Carlos: ¿Y por qué dice que creen que se quieren?

Jorge: Es que... Ud., con su actitud... ¡le confunde a uno, señor!

D. Carlos: ¿Mi actitud? es la normal... soy el dueño de la casa, ¿no?

Jorge: Sí, desde luego...Pero... (Un poco picado ya) ¡No le cos­taría mucho ser un poco más cortés...!

D. Carlos: Si me ha pedido una entrevista para darme lecciones de urbanidad...

Jorge: (Molesto) ¡No es para eso!

D. Carlos: Haga el favor de no levantar el tono de voz...

Jorge: Perdone... yo sólo...

D. Carlos: ¡Vamos, vamos, vamos, al grano...!

Jorge: ¡Vengoa pedirle permiso para visitar a su hija, como pretendiente!

D. Carlos: ¿Ah sí...? ¡Hummmmmmmm!

Jorge: Su señorita hija opina que...

D. Carlos: No me importa la opinión de ella. ¡En esta casa sólo opino yo...!

Jorge: Pero señor... Yo pido visitar a su hija. ¿No es importante lo que ella piensa...?

D. Carlos: Para mí, no. Bien, quedamos en queme pide permiso para visitarla. Muy bien. Puede ser... Pero... ¿por qué viene solo? ¿Por qué no viene con Ud. su padre?

Jorge: La razón es sencilla, señor... no tengo padre. Soy huérfa­no...

D. Carlos: No crea que me va a impresionar, ¿eh? No soy sentimen­tal ni sentimentalista... Para mí, el huérfano puede ser también un sinvergüenza. ¡Incluso Ud.! ¡No me diga nada! ¿Y sumamá, eh? ¿Por qué no viene con Ud. su mamá...?

Jorge: Pero señor... ¡si solo vengo a pedir llegar como amigo! Además, mi mamá vive en el campo. Yo vine a Asunción a estudiar, y vivo en una pensión...

D. Carlos: ¿En una pensión? Malo... malo... ¿Trabajo...?

Jorge: ¡Sí... soy dibujante...!

D. Carlos: Ah ... ¡Dibujante! ¿Es Ud. el que dibuja esosmonitos idio­tas que salen en las revistas...?

Jorge: (Picado) ¡No, señor! Soy dibujante de planos... ¡Me gano la vida copiando planos...!

D. Carlos: Malo, malo... el que se pasa la vida copiando el trabajo de otros no tiene ningún mérito... ¡Es una forma de ser hara­gán...!

Jorge: (Ofendido) ¡Pero señor!

D. Carlos: Déjese de... ¿estudia...?

Jorge:¡Tercer año de ingeniería!

D. Carlos: ¡Vaya carrera que eligió...! Sé por experiencia que todos los ingenieros terminan neurasténicos... ¡Dicen que por las matemáticas! O se van al monte a hacer caminos y terminan con malaria... hum, hum...

Jorge: Este... vea, señor... respeto sus objeciones... pero... ¿no puede ser Ud. un poco más... digamos, delicado? Lo úni­co que me...
tracking img