El cid de corneille

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 68 (16916 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CORNEILLE

EL CID

CUARTA EDICIÓN

ESPASA—CALPE, S. A. MADRID

Ediciones para la

COLECCION AUSTRAL

Primera edición: 30. —III — 1939

Segunda edición: 21. IX .1948

Tercera edición: 30 — Xl — 1966

Cuarta edición: 12 — III — 1977

Traducido por Miguel Pérez Ferrero y

Santos Torroella

© Espasa—Calpe. S. A., Madrid, 1948

Depósito legal: M. 5.891,—1977

ISBN81—199—Q818—5

ÍNDICE

PERSONAJES 4

ACTO PRIMERO 5

ACTO SEGUNDO 11

ACTO TERCERO 20

ACTO CUARTO 27

ACTO QUINTO 33

PERSONAJES

DON FERNANDO, primer rey de Castilla.

DOÑA URRACA, infanta de Castilla.

DON DIEGO, padre de Rodrigo.

DON GÓMEZ, conde de Gormaz, padre de Jimena.

DON RODRIGO, pretendiente deJimena.

DON SANCHO, pretendiente de Jimena.

DON ARIAS, el Conde.

DON ALONSO, gentileshombres castellanos.

JIMENA, hija de don Gómez.

LEONOR, dama de compañía de la infanta.

ELVIRA, dama de compañía de Jimena.

UN PAJE de la infanta.

La acción se desarrolla en Sevilla

ACTO PRIMERO

ESCENA PRIMERA

Jimena, Elvira

JIMENA.—Elvira, ¿me lo has declarado todo sinceramente?¿No me escondes nada de cuanto te ha dicho mi padre?

ELVIRA.—Aún se hallan todos mis sentidos arrobados; aprecia a Rodrigo tanto como lo estimáis vos, y si yo no me excedo al leer en su alma, estoy segura de que os ordenará que consintáis en su amor.

JIMENA.—Dime, pues, te lo ruego, una vez más lo que te ha llevado a creer que aprueba mi elección: hazme saber nuevamente qué esperanzas sonlas que debo concebir; tan grato discurso nunca se escuchará con exceso, ni puedes sobrepasarte al prometer a las llamas de nuestro amor la gozosa libertad de mostrarse a la luz del día. ¿Qué es lo que te ha sorprendido acerca de las ocultas intrigas que han llevado a cabo en torno a ti don Sancho y don Rodrigo? ¿No habrás hecho ver demasiado la desigualdad que existe entre estos dos pretendientesy que hace que me incline en favor de uno de ellos?

ELVIRA.—No; he descrito vuestro corazón tan indiferente que no colma ni destruye las esperanzas de ninguno de ellos, y que, sin mirarles con ojos demasiado favorables ni severos, espera la orden de un padre para escoger un esposo. Tal conducta le ha encantado, como me han dado testimonio de ello tanto su rostro como sus labios, y puesto que esnecesario referíroslo una vez más, he aquí lo que acerca de ellos y de vos me respondió al instante: «Obra como debes; los dos son dignos de ella, de sangre noble, valerosa y fiel; son jóvenes, mas hacen que pueda leerse fácilmente en sus ojos la esplendorosa arrogancia de sus antepasados. Sobre todo don Rodrigo no lleva en sus facciones sino los rasgos que configuran a un hombre de grandesalientos, y procede de una familia tan pródiga en guerreros que nacen en ella entre laureles. El valor de su padre, sin igual en su tiempo, en tanto se halló con fuerzas, se tuvo por maravilla; las arrugas sobre su frente han grabado sus hazañas, y todavía nos hablan de quién fue antaño. Espero tanto del hijo como he visto en el padre, y mi hija, en una palabra, puede amarle y complacerme.» Iba alconsejo y al hacérsele tarde ha quedado interrumpido este discurso que no hacía más que comenzar; mas después de estas cortas frases creo que no es dudoso hacia quién se inclinan sus preferencias respecto a esos dos pretendientes. El rey debe escoger un ayo para su hijo, y es a él al que corresponde tan honroso cargo: la elección no es dudosa, y su insólita bravura no da lugar a que se temaconcurrencia de ninguna especie. Puesto que le hacen inigualable sus hazañas estará sin rival en tan justa pretensión; y puesto que don Rodrigo ha decidido a su padre, al salir del consejo, para que proponga la cuestión, abandono a vuestro criterio el juzgar de cómo aprovechará su tiempo y de si quedarán satisfechos todos vuestros deseos.

JIMENA.—Sin embargo, mi alma turbada parece no querer...
tracking img