El cristianismo en la sociedad romana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1570 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El cristianismo primitivo en la sociedad romana. (Ramón Teja)
La persecución de Diocleciano iniciada en el 303 fue la última de las persecuciones, la más general y la más larga y, por lo tanto, la que más victimas ocasiono. Estamos bien informados de ella por las noticias de Lactancio y Eusebio de Cesarea principalmente. Damos aquí la versión de Lactancio, escritor contemporáneo de los hechos ybien informado, pues cuando se inicio la persecución vivía en Nicomedia, sede de la corte de Diocleciano y lugar donde comenzó. Sin embargo la obra de Lactancio Sobre la muerte de los perseguidores es de carácter apologético y proporciona una versión un poco novelesca de los acontecimientos.
(…)
Hasta aquí llegaron su cólera y su locura [de Diocleciano] sin que tomase ninguna otra medidacontra la ley y la religión divina. Seguidamente, pasado algún tiempo, vino a Bitina a invernar. Aquí llego también el Cesar Galerio inflamado de idéntico furor criminal, con la intención de incitar a este endeble anciano a que continuase en la persecución a los cristianos que ya había iniciado.
Por lo que respecta a los motivos de esta mala saña, esto es lo que he podido saber.
Su madreadoraba a los dioses de las montañas y, dado que era una mujer sobremanera supersticiosa, ofrecía banquetes sacrificiales casi diariamente y así proporcionaba alimento a sus paisanos. Los cristianos se abstenían de participar y, mientras ella banqueteaba con los paganos, ellos se entregaban al ayuno y la oración. Concibió por esto odio contra ellos y, con lamentaciones mujeriles, incitaba a suhijo, que no era menos supersticioso que ella, a eliminar a estos hombres. Así pues, durante todo el invierno, ambos emperadores tuvieron reuniones a las que nadie era admitido y en las que todos creían que trataban asuntos del más alto interés público. El anciano se opuso a su apasionamiento tratando de hacerle ver lo pernicioso que seria turbar la paz de la tierra mediante el derramamiento desangre de muchas personas. Insistía en que los cristianos acostumbraban a morir con gusto y que era suficiente con prohibir la practica de esta religión a los funcionarios del palacio y a los soldados. Pero no logró reprimir la locura de este hombre apasionado. Por ello, le pareció oportuno tantear la opinión de sus amigos. Así era, en efecto su malvado carácter: cuando tomaba alguna medida beneficiosalo hacia sin pedir previamente consejo, a fin de que las alabanzas recayesen solo sobre el; por el contrario cuando la medida era perjudicial, como sabia que se le iba a reprochar, convocaba a consejo a muchos, a fin de que se culpase a otros de aquello de lo que solo el era responsable.
Se hizo pues comparecer a unos pocos altos funcionarios y militares y se les fue interrogando siguiendoel orden jerárquico. Algunos, llevados de su odio personal contra los cristianos, opinaron que estos debían ser eliminados en cuanto enemigos de los dioses y de los cultos públicos; los que pensaban de otro modo coincidieron con este parecer, tras constatar los deseos de esta persona, bien por temor, bien por deseo de alcanzar una recompensa. Pero ni aun así se doblegó el emperador a dar suasentimiento, sino que prefirió consultar a los dioses y, a tal fin, envió un arúspice al Apolo Milesio. Este respondió como enemigo de la religión divina. Así pues, cambió de idea y, dado que no podía ya oponerse ni a sus amigos, ni al Cesar, ni a Apolo, se esforzó al menos en que se observase la limitación de que todo se hiciese sin derramamiento de sangre, en tanto que el Cesar deseaba que fuesenquemados vivos los que se negasen a ofrecer sacrificios.
Se busca el día favorable y propicio y resulta elegida la fiesta de las Terminales, que se celebran el 23 de febrero, como si con ello se quisiese poner término a nuestra religión. Aquel día fue la causa primera de la muerte, la causa primera de los males que se abatieron sobre ellos y sobre todo el orbe de la tierra. Al amanecer de este...
tracking img